jueves, 28 de enero de 2016

Las 9 actitudes a cultivar en Mindfulness




Las 9 Actitudes a cultivar en la meditación de atención plena ( Mindfulness):

Si nos acercamos al proceso de meditación con una actitud escéptica aunque abierta se obtienen mejores resultados. Su actitud es la de "no sé si esto va a funcionar o no. Tengo mis dudas, pero voy a intentarlo lo mejor que pueda y veremos que ocurre".

La actitud que aportemos a la práctica de la atención plena será sumamente determinante del valor que tenga a largo plazo para nosotros, siendo esa precisamente la razón por la que cultivar determinadas actitudes, teniendo conciencia de ellos, puede servir de gran ayuda para lograr el máximo del proceso de meditación. Esas actitudes nos recordarán en cada momento, en primer lugar, por qué practicamos. El mantener en la mente determinadas actitudes forma, de hecho, parte del propio entrenamiento, una manera de dirigir y canalizar nuestras energías para que puedan actuar con mayor eficacia en el trabajo del crecimiento y la sanación.

Existen nueve factores relacionados con la actitud que constituyen los principales soportes de la práctica de la atención plena. Se trata de 1)aceptar, 2)ceder(dejar ir), 3)paciencia , 4)no juicio, 5)no esforzarse, 6)confianza, compromiso, 7)mente de principiante, 8 y 9 )gratitud y generosidad.

 Estas actitudes, al practicar, deben ser cultivadas con conciencia. No son independientes unas de otras. Cada una de ellas influye y se basa en el grado en que seamos capaces de cultivar las otras. Trabajar con una de ellas nos llevará con toda rapidez a hacerlo con las demás.

1)Aceptación
En un retiro de Mindfulness, el instructor les propuso un ejercicio, consistía en hacer todos un círculo y luego les pidió dar un paso al frente. Tras unos cuantos segundos de silencio, dijo " Y ahora intentad no haber dado ese paso" .

Vivir es vivir el instante presente. No es posible vivir en el pasado ni en el futuro, sólo se puede reflexionar, especular y darle vueltas a los lamentos, esperanzas y temores.

Tenemos que aceptarnos como somos antes que en realidad podamos cambiar.



2)Ceder(dejar ir)

El Mindfulness nos ayuda a implicarnos en las acciones que nos importan. Después nos ayuda a desapegarnos del apego al resultado de esas acciones.

Es la diferencia que hacía el griego entre telos y skopos, entre el fin y la meta, el blanco. Cuando un arquero se entrena para disparar, telos, se trata de disparar bien, skopos es alcanzar la diana. Lo que está a mi alcance y depende de mi es telos. Skopos también depende de otros factores: un golpe de viento que desviará la flecha, un sonido repentino que hará que me mueva en el último momento.
De igual manera, la práctica del Mindfulness me exige que, de manera regular, permanezca sentado en silencio, con los ojos cerrados y que me consagre a aceptar y observar mi experiencia. Por el contrario, debo aceptar que el resultado de mi práctica pueda variar de manera considerable dependiendo de los días. La única certeza es que cuanto más a menudo y más tiempo me siente más posibilidades tengo de alcanzar la diana.

Esta manera de implicarse en la acción, con plena consciencia, nos permite, a través de la vida de todos los días, un encuentro con el absoluto. Implicación y luego desapego, como una lenta y paciente marcha de aproximación hacia un absoluto que nos supera. Pero la secuencia de implicación y luego desapego no es nada fácil.



3)Paciencia

La práctica de la paciencia nos recuerda que no tenemos que llenar de actividad e ideas nuestros momentos para que se enriquezcan. En realidad , nos ayuda a recordar que lo que es verdad es precisamente lo contrario. Tener paciencia consiste sencillamente en estar totalmente abierto a cada momento, aceptándolo en su plenitud y sabiendo que, al igual que en el caso de la mariposa, las cosas se descubren cuando les toca.

"Los que son pacientes en las cosas triviales de la vida y saben controlarse, un día tendrán el mismo dominio en las cosas grandes e importantes"



4)No Juicio

La suspensión del juicio tiene que ver con la capacidad de prestar atención al momento presente que llamamos Mindfulness o Atención Plena , cuando aparece un juicio, nuestra atención se va a cómo deberían ser las cosas o cómo yo esperaba que fueran y dejamos de prestar atención a lo que ocurre. Ejemplo en nuestro trabajo : Imaginemos que hay una situación en la cual un empleado recibe una nota o una información de que van haber cambios en su empresa , bueno luego de esto, uno empieza a darle vueltas a la cabeza, empieza a pensar a lo mejor esto me va afectarme a mi  a mi puesto, o a mi sueldo, y vamos pensando en esto no 5 minutos sino todo el día, o varios días hasta que se aclare de qué trataban los cambios en la empresa, pero mientras tanto esto nos ha generado estrés , nos afecta a la salud, al grado de atención que presta el empleado al trabajo, es posible que baje su rendimiento, sus relaciones familiares se ven también afectadas, debido a la ansiedad que le produce el pensamiento generado por la nota recibida . Pero si ese empleado suspende el juicio hasta no tener una información de en qué consiste el cambio que menciona la empresa , él sigue prestando atención a su trabajo, sus relaciones familiares siguen bien, no genera ansiedad, entonces bajo estas condiciones emocionales, anímicas una persona está en mejor condición de aceptar los cambios e incluso de ver oportunidades.

No hay nada malo en el pensamiento
Pero, cuando el pensamiento no se contiene y examina dentro del contexto mayor de la conciencia, puede acabar desbocándose. Es entonces cuando puede asociarse a estados emocionales aflictivos inconscientes y acabar generando mucho sufrimiento.. a nosotros mismos, a los demás y, en ocasiones al mundo.

No tomarnos los pensamientos como algo personal: cuando entendamos que, independientemente de que su contenido sea bueno, malo o feo, no debemos tomarnos nuestros pensamientos como algo personal, habremos dado un gran paso hacia delante.

No tenemos que creernos a pies juntillas las cosas que pensamos. Ni siquiera tenemos que pensar en los pensamientos como si fuesen nuestros. Podemos reconocerlos como meros pensamientos, eventos que tienen lugar en el campo de la conciencia, eventos que aparecen y desaparecen muy rápidamente, que a veces van acompañados de comprensiones, a veces de una extraordinaria carga emocional y dependiendo del modo en que nos relacionemos con ellos, pueden tener un extraordinario efecto positivo o negativo de nuestra vida.




5)No esforzarse
"Cuando lo buscas, no puedes encontrarlo"(Acertijo Zen)

La mejor manera de alcanzar nuestros objetivos en el campo de la meditación es la de huir de esforzarnos en lograr resultados en lugar de comenzar a concentrarnos cuidadosamente en ver y aceptar las cosas como son, en cada momento. Con paciencia y una práctica regular, el movimiento hacia nuestros objetivos se producirá por si mismo. Este movimiento se convierte en un desdoblamiento que invitamos a que se produzca en nuestro propio interior.


Familiarizarnos con el pensamiento
La meditación no implica que no debamos pensar o que, apenas afloren, debamos reprimir los pensamientos, a veces desbordantes, perturbadores e inquietantes y, en otras, elevados y creativos, que ocupan nuestra mente.

Si tratas de reprimir los pensamientos, acabarás provocándote un gran dolor de cabeza. Esa pretensión es una locura, un intento tan absurdo como el de acabar con las olas del océano. La naturaleza misma del océano es la de cambiar su superficie en función del cambio de las condiciones climatológicas. Hay veces, cuando no hay viento, en las que la superficie del océano se asemeja a un espejo,. Pero lo más habitual sin embargo es que una medida u otra, las olas pueblen su superficie. En mitad de una tormenta, un tifón o un huracán, su superficie puede ser tan feroz y turbulenta que ni siquiera se parezca a una superficie, pero aún en tal caso, una decena de metros por debajo de la superficie, la turbulencia desaparece... y solo queda una amable ondulación.  Algo semejante sucede con nuestra mente. Su superficie es extraordinariamente tornadiza, cambiando de continuo en función de las condiciones climatológicas de nuestra vida, nuestras emociones, estados de ánimo, pensamiento y experiencias a menudo con poca o ninguna conciencia, hablando en términos generales , de nuestra parte. Podemos sentirnos victimas de nuestros pensamiento o cegados por ellos. Podemos tomarlos erróneamente como si de la verdad o la realidad se trata, cuando , de hecho , no son más que olas en su superficie, por más tempestuosas que, en ocasiones, puedan ser. La totalidad de nuestra mente, por otra parte, es su naturaleza insondable, inmensa, esencialmente tan tranquila y silenciosa como las profundidades del océano.



6)Confianza

Quienquiera que imite a otro , sea este otro quien sea, camina en dirección contraria.
Es imposible convertirse en otro. Nuestra única esperanza estriba en ser nosotros mismos con más plenitud. Esta es la razón, en primer lugar, para que practiquemos la meditación.


Compromiso, autodisciplina e intencionalidad, la atención plena significa estar totalmente despierto. No se cultiva relajándose hasta el punto de que el sueño y la falta de conciencia lo dominen todo. Por ello, abogamos por hacer lo necesario para despertarnos, incluso llegando a tomar una ducha fría si fuera necesario.

La palabra disciplina se deriva del término discípulo, es decir, alguien que está en situación de aprender. De modo que, cuando asumimos una cierta disciplina relativa al cultivo del mindfulness y somos conscientes del modo de mantener una atención sostenida en cualquier aspecto de nuestra vida, estamos asentando las condiciones para aprender algo esencial. Entonces es cuando nuestra vida entera se convierte en la práctica y el maestro de la meditación y lo que ocurre no es más que el programa de ese momento.

El verdadero reto consiste en aprender  a relacionarnos con lo que ocurra. Ahí es precisamente donde se encuentra la libertad. Ahí es donde podemos experimentar un momento de auténtica felicidad, ecuanimidad y paz. Cada instante nos brinda una ocasión para darnos cuenta de que no estamos condenados a sucumbir a los viejos hábitos que operan por debajo del umbral de la conciencia. Siempre podemos, de manera resuelta y deliberada, experimentar la no distracción y experimentar, del mismo modo, que no es necesario hacer nada ni corregir nada.



7)Mente de principiante
"Son muchas las posibilidades que se abren ante la mente del principiante, pero muy pocas las que se presentan a la mente del experto" Suzuki Roshi

Comentario : Recuerda de vez en cuando, que cada momento es fresco y nuevo, quizás sólo quizás, lo que sabes no obstaculizará tu abertura a lo que no sabes, que siempre es mucho más. De ese modo podrás acceder, en cualquier momento en que te abras a ella, a la mente de principiante .


El conocimiento asume la autoridad
No hay movimiento del aprender cuando existe la adquisición de conocimientos; ambas cosas son incompatibles, contradictorias. El movimiento del aprender implica un estado en el que la mente carece de experiencia previa almacenada como conocimiento. El conocimiento es algo adquirido, mientras que el aprender es un movimiento
constante que no constituye un proceso aditivo o adquisitivo; por lo tanto, el movimiento del aprender implica un estado en el que la mente no ejerce autoridad alguna. Todo conocimiento asume la autoridad, y una mente atrincherada en la autoridad del conocimiento no puede aprender. La mente puede aprender sólo cuando ha creado por completo el proceso aditivo.
A la mayoría de nosotros le resulta más bien difícil diferenciar entre aprender y adquirir conocimientos. Por medio de la experiencia, de la lectura, de lo que escucha, la mente acumula conocimiento; es un proceso adquisitivo, un proceso de sumar a lo que ya conocemos, y desde ese trasfondo de conocimiento funcionamos. Ahora bien, lo que por lo general llamamos aprender, es este mismo proceso de adquirir información nueva y agregarla al depósito de conocimientos que ya poseemos [...]. Pero yo estoy hablando de algo por completo diferente. Por aprender, no entiendo agregar a lo que uno ya conoce. Podemos aprender sólo cuando la mente no está atada al pasado como conocimiento, es decir, cuando vemos algo nuevo y no lo traducimos a los términos de lo conocido.
La mente que está aprendiendo es una mente en estado de inocencia, mientras que la mente que tan sólo adquiere conocimientos es vieja, está estancada, corrompida por el pasado. Una mente en estado de inocencia percibe instantáneamente, está aprendiendo todo el tiempo, sin acumular, y sólo una mente así es madura.



8 y 9) Generosidad y gratitud

Recuerda que tu objetivo final es ser feliz, es el amor, la inmensa alegría de vivir esta maravillosa experiencia , el contínuo estado de gratitud y generosidad  con todas las experiencias y con todos los seres.




Fuentes de consulta:
Jon Kabat Zinn - " Mindfulness para principiantes"
Jon Kabat Zinn -"Vivir con plenitud las crisis"
El libro de la vida, meditaciones diarias, de  J.Krishnamurti, 21 DE SEPTIEMBRE OCK - Vol. XIII
Christophe André- "Meditar día a día
Andrés Martín Asuero-Experto en Mindfulness- Catalunya Radio- 4 de Octubre de 2014
Joe Hyams -" El zen en las artes marciales"

ES de la Vanguardia 28 de Septiembre de 2013
Publicar un comentario en la entrada