sábado, 14 de enero de 2012

La Lectura




Oda al Libro(II) de Pablo Neruda:

Libro
hermoso,
libro,
mínimo bosque,
hoja
tras hoja,
huele
tu papel
a elemento,
eres matutino y nocturno,
cereal,
oceánico,
en tus antiguas páginas
cazadores de osos,
fogatas
cerca del Mississipi,
canoas
en las islas,
más tarde
caminos
y caminos,
revelaciones,
(..)
(Del libro La magia de leer, de José Antonio Marina y María de la Válgoma, pág.16)






"Lee para practicar lo que lees; no leas por leer" ( Sai Baba) .
( Texto El libro del Amor, Dr. Frank Andrews, pág. 20)


Indice

1.- Técnicas de la comprensión lectora, subrayado, elaboración resúmenes, esquemas, cuadros comparativos, mapas conceptuales, fichas y ficheros.
2. - Neurobiología de la Lectura
2.1 El rastro de las palabras
2.1.2 La lectura para alcanzar la serenidad
2.1.3 ¿Por qué hemos de recuperar la magia de la lectura?
2.2 Lectura para el desarrollo cerebral
2.3 La generación despistada
2.4 Los analfabetos oyen peor
2.5 ¿ Qué hacer para que el niño lea y crear el hábito?
2.6 Resumen
3.- Información sobre la Lectura en la prensa escrita
3.1 Consejos para leer
3.2 Eduardo Mendoza Premio Planeta(extracto de entrevista)
3.3. Isabel Solé (catedrática del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Barcelona)   "Se aprende a ser un buen lector a lo largo del tiempo y en situaciones de lectura variadas"
4.- Información sobre la Lectura en la prensa digital
4.1- Descansos despiertos entre lecturas mejoran la memorización de la información
4.2- La lectura es la puerta al castillo de la inteligencia
4.3 La profesora cuyos alumnos leen 40 libros al año y lo hacen por placer
5.- Templos para leer
6.- Las 10 mejores librerías del mundo(enlace web)
7.- Derechos del lector
8.- Lecxit(Lectura para el éxito educativo)
9.-  Referencias


Contenido

1.- Técnicas de la comprensión lectora, subrayado, elaboración resúmenes, esquemas, cuadros comparativos, mapas conceptuales, fichas y ficheros.

http://portal.uned.es/pls/portal/docs/PAGE/UNED_MAIN/BIBLIOTECA/APOYO%20ESTUDIANTES/ACOGIDAESTUDIO.PDF

2. - Neurobiología de la Lectura

2.1 El rastro de las palabras

Leer con frecuencia y de forma aplicada estimula la percepción, la concentración y la empatía. Además, produce cambios anatómicos en el cerebro que favorecen la comunicación entre las estructuras encefálicas: un cerebro entrenado en el ejercicio de la lectura será capaz de compensar mejor el proceso degenerativo que se produce de forma natural a lo largo de los años.

El neurólogo Stanislas Dehaene, del Colegio de Francia en París, expone las regiones cerebrales que se hallan implicadas en la lectura. Diversos estudios de neuroimagen muestran que, mientras leemos, el cerebro se encuentra en pleno desarrollo, sobre todo, el hemisferio izquierdo.

Cuando visualizamos un texto, primero debemos procesar las palabras de forma óptica. De ello se encarga la corteza visual, situada en el lóbulo occipital. Elabora todos los estímulos visuales, sean linguísticos o no. El último reto consiste en identificar la forma de las letras encadenas.  Para ello se activa una zona localizada en la frontera entre los lóbulos occipital y temporal: la corteza inferotemporal(área de asociación). Se trata de un área especializada en palabras escritas ( permanece inactiva en el caso de las habladas) que transmite la información hacia otras regiones corticales a través de haces nerviosos.

Los datos tomarán dos caminos distintos en el cerebro. Dehaene explica que la ruta para la traducción de silabas a sonidos comprende una red nerviosa del lóbulo temporal superior izquierdo. Este último también se relaciona con el análisis sonoro de la lengua hablada. El escáner cerebral muestra un aumento de la actividad cuando se pregunta por ejemplo, si dos palabras riman. Asimismo, se iluminan las regiones encargadas de transformar las  unidades escritas en sonoras.

La otra ruta consta de una red situada en el lóbulo temporal medial izquierdo, encargada de analizar el significado de las palabras. Su actividad aumenta cada vez que los sujetos deben razonar si dos palabras son sinónimas, para ello deben considerar el significado de cada vocablo y ser capaces de recuperarlas de una especie de diccionario mental.

Según los últimos hallazgos, el área de Broca, además de encargarse del habla, se halla implicada en el análisis de oraciones complejas. La parte inferior del lóbulo frontal se activa cuando debemos escoger un significado entre varios. Por ejemplo, una afirmación que parece poco clara a primera vista, como "el está solo con ella" desencadenaría aquí una reacción notable.

Al leer historias, parece que el cerebro simula los acontecimientos de la narración. La corteza premotora se dispara cada vez que el protagonista de una novela manipula un objeto nuevo.(f. Revista Mente y Cerebro/Investigación y Ciencia- pág 38- No. 47 / 2011)



2.1.2 La lectura para alcanzar la serenidad

Se habla mucho del desencantamiento del mundo, y encantaro de nuevo resulta un imprescindible proyecto. También se habla mucho de la agresividad y de la violencia actuales, y conviene recordar que la lectura es una gran pacificadora. El desconocido autor de las vidrieras de la catedral de Winchester nos dejó un consejo guardado en esas nupcias de cristal y del sol : Study to be quiet, "Lee para alcanzar la serenidad". Y los psicólogos infantiles nos advierten que leer a un niño lo tranquiliza. 

Lo más llamativo de las palabras no es que representen el mundo, sino que provoquen sentimientos reales. Los antiguos tratadistas definían la retórica como el " modo de despertar las emociones mediante las palabras".

Aprender a leer es conseguir la llave para entrar en un mundo nuevo, hasta entonces hermético. Proporciona una alegre sensación de poder y de libertad, que experimentan sobre todo las personas mayores que aprenden. Ser analfabeto es un modo de esclavitud, de parálisis o de ceguera. (Libro La Magia de leer, de José Antonio Marina, págs, 17, 20 y 22).

2.1.3 ¿Por qué hemos de recuperar la magia de la lectura?
Es inútil que pretendamos convencer a nadie de que la lectura es más divertida que la televisión o más emocionante que el cine. No, la lectura es otra cosa. Sin duda es fuente de distracción, pero sobre todo es una varita mágica que nos da poderes. En el fondo ya se sabe que la magia es cuestión de poder.

La lectura frecuente es el mejor medio que tenemos para adueñarnos del lenguaje y de sus creaciones. Es el gran instrumento, el obvio instrumento. La riqueza léxica, la argumentación, la explicación, la expresión de los propios sentimientos, la comprensión de los ajenos, la libertad de pensamiento, se adquieren a través de la lectura. Tal vez esto es lo más peculiar de nuestra propuesta: creeemos que hay que leer para adueñarse del lenguaje, y que es importante fomentar el placer de leer porque asi se facilita ese apoderamiento. La pregunta inicial ¿por qué hay que leer?- queda sustituida por otra más profunda: ¿ por qué y para qué necesitamos adueñarnos del lenguaje? Hay tres razones decisivas :

1)Porque nuestra inteligencia es linguística
2)Porque el fondo de nuestra cultura es linguístico
3)Porque nuestra convivencia es linguística.

Sin la ayuda del lenguaje somos estúpidos, inarticulados, toscos e insociables. Posibilidades- o mejor, imposibilidades - tristes todas ellas.

A estas alturas de la evolucián, la inteligencia humana es linguística. No solo pensamos mediante conceptos, que están empalabrados, sino que manejamos mediante palabras nuestros mecanismos intelectuales: la memoria, la planificación, la acción voluntaria. Hablamos a los demás, pero continuamente nos estamos hablando a nosotros mismos. " EL hombre es un diálogo interior" escribió Pascal. En este intercambio intimo nos transmitimos información y también nos damos órdenes y hacemos preguntas. El lenguaje no es solo un medio para comunicarnos con los demás, sino para comunicarnos con nosotros mismos. Tomemos el caso de la memoria. Hay una memoria espontánea que nos permite reconocer las cosas, pero hay también una memoria voluntaria, Buscamos recuerdos y dirigimos nuestra búsqueda mediante preguntas que nos hacemos a nosotros mismos. ¿ No es este un comportamiento reduplicativo e inútil? Yo soy quien pregunta y yo soy quien responde. ¿ A qué viene este juego? Daniel Dennet, un divertido e inteligente filósofo, se ha planteado la misma cuestión y la ha respondido conjeturando que a lo largo de la evolución el hombre se acostumbró a pedir ayuda a su prójimo.

hasta que una vez la criatura percibió que se había producido un inesperado cortocircuito en esa relación social. "Pidió" ayuda en una circunstancia inadecuada, cuando no había oyentes que pudieran escuchar y responder a su requerimiento ¡ salvo él mismo! Cuando el hombre oyó su propia petición, la estimulación provocó la clase de respuesta "útil" que habría provocado la súplica de otro, y para su delicia la criatura comprobó que había suscitado la respuesta a su propia pregunta.

La reflexión es otro de los mecanismos linguísticos de la inteligencia. Nos volvemos sobre nosotros mismos y analizamos nuestras creencias, sentimientos o acciones. Y lo hacemos, claro está, mediante las palabras. La psicología nos dice que ese lenguaje interior es rápido y breve. Inicia las frases sin terminarlas. Quien lo piensa no necesita muchas palabras. La necesidad de aclarar con palabras nuestro confuso mundo emocional se hace cada vez más evidente, hasta el punto de que en los libros de psiquiatría se habla ya de "alexitimia", un trastorno que impide hablar de las propias emociones. En este campo, como en todos, la palabra es la gran iluminadora de nuestra intimidad

Siempre nos estamos contando las cosas a nosotros mismos. Somos narradores perpetuos. Nos contamos también nuestra propia vía. Elaboramos una autobiografía para nuestro propio uso de la que depende en parte nuestro porvenir. Si nos damos una visión sesgada, hostil, depresiva, culpabilizadora de nosotros mismos, estamos perdidos o casi. Shakespeare, ejemplo de elocuencia, dijo : "los sueños son la materia de la que esta hecha la vida" Se equivocó : las palabras son la materia de la que están hechas nuestras vidas. Horderlin escribió : "Poéticamente habita el hombre la tierra" Seria mejor decir : linguísticamente habita el hombre la tierra.

Un gran poeta. Rimbaud, dijo Je est un autre. Yo es otro. Dentro de mi hay un desconocido que revelo mediante el lenguaje. Foster, el gran novelista autor de Pasaje a la India, decía : ¿ Y cómo voy a saber lo que pienso si aún no lo he dicho". En efecto, pensamos con palabras y nos pensamos con palabras. Más aún. Los neurólogos nos dicen que la conciencia- el darnos cuenta de las cosas- está ligada al hemisferio dominante, es decir, al hemisferio linguístico. ¡Ay, el lenguaje!

En fin, que el lenguaje alumbra- ilumina y da a luz nuestra inteligencia. Jerome Bruner, uno de los más grandes psicólogos del siglo XX, se lamentaba de que "los psicólogos nos hemos empeñado durante años en estudiar el lenguaje, su adquisición, su pérdida, pero con pocas excepciones, no hemos prestado atención al impacto que la utilización del lenguaje tiene sobre la naturaleza del hombre como especie. Por eso resulta conveniente relacionar la lectura con el desarrollo de la inteligencia. Una persona muda puede ser muy inteligente, porque posee un lenguaje interior, pero una inteligencia muda es la negación de la inteligencia.
(Del libro La magia de leer, de José Antonio Marina, pags.57-62)


2.2 Lectura para el desarrollo cerebral

Los neurocientificos Timothy Keller y Marcel Just, de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, sustituyeron el piano por los libros para averiguar si el entrenamiento intensivo en la lectura producía un efecto similar al de practicar con un instrumento musical durante la niñez. Con tal propósito, seleccionaron a 47 escolares de entre ocho y doce años considerados "malos lectores". Una parte de ellos asistiría a un curso intensivo de lectura durante seis meses, los demás participarían en las clases ordinarias. El grupo de control lo conformaban "buenos lectores" de la misma edad.

Con ayuda de un procedimiento de neuroimagen- tensor de difusión de imagen (TDI)- Keller y Just investigaron la microestructura de la materia blanca en los jóvenes probandos. Dicha variante de la resonancia magnética se sirve de un mecanismo muy preciso : sigue el movimiento de las moléculas de agua en la materia, de manera que los científicos pueden determinar la calidad de la sustancia blanca a partir de la velocidad y la dirección de la difusión del agua.

Tal y como se demostró, los lectores con dificultades mejoraban su rendimiento de manera notable mediante el curso de estimulación a la lectura. El progreso se registra en una región concreta de la corteza anterior izquierda, en la cual se había observado previamente un menor rendimiento ( peor calidad de la conducción) de la sustancia blanca. A lo largo del curso, los resultados continuaron mejorando.
Dawn Betts, del Centro de Servicios Educativos del Condado de Clermont en Ohio, demostró en 2009 la importancia de las habilidades lectoras en el rendimiento académico. Betts comprobó `la puntuación de los estudiantes en un examen final de instituto, de los que alrededor de la mitad había suspendido. La prueba consistía, casi en su totalidad, en preguntas de elección múltiple acerca de asignaturas diversas. las investigaciones confirmaron que los jóvenes exitosos disponían de mejores  habilidades de expresión, lectura y lenguaje. Se diría que era posible predecir el resultado del test de forma fiable ateniendo en exclusiva las habilidades de comprensión lectora de cada uno. Al parecer, los estudiantes fracasaban en esencia por su escasa capacidad de análisis y mala interpretación de los enunciados.

Enviar mensajes de móvil y correos electrónicos, chatear y navegar por internet desplazan la afición por la lectura de la lista de actividades preferidas, a pesar de que hoy en día se lee y se escribe más que nunca. Pero ha cambiado la forma de hacerlo, tal y como apunta la Fundación alemana de la Lectura. Según indica, los textos no se estudian con tanta profundidad como antes: se leen por encima y se consumen de forma breve y fraccionada.(f. Revista Mente y Cerebro/Investigación y Ciencia- pág 39- No. 47 / 2011)



2.3 La generación despistada

Si pudiera imponer una sola reforma escolar, sería dedicar toda la primaria a una sola y única cosa: ¡aprender bien a leer y escribir! (La Contra de la Vanguardia Fernando Alberca, profesor de secundaria, 27/9/11)




En efecto, aumentaba la percepción subjetiva de distracción cuanto más tiempo invertían en intercambiar mensajes instantáneos con una persona. El equipo de Levine cree que, tal vez chatear promueva un estilo de pensamiento diferente, basado en un procesamiento más superficial y rápido de la multitarea y menos dirigido a concentrar la atención hacia una sola actividad. En el plano neuronal, ello impactaría sobre la corteza prefrontal. Dicha región encargada de controlar la atención, continúa madurando hasta el final de la juventud. Es posible que en el desarrollo de la corteza prefrontal influyan las actividades de ocio, como chatear con asiduidad. Los expertos temen que tal circunstancia pueda conducir a una capacidad de concentración alterada.

Por el contrario, las personas a las que les gusta profundizar en las lecturas preservan su actividad mental hasta edades avanzadas.  Según estudios merece la pena invertir tiempo libre en mantenerse intelectualmente activo. Los participantes que leían mucho, así como los que ejercían la práctica de un instrumento musical, presentaban menos probabilidades de padecer una demencia, además de sufrir una degeneración de la capacidad mental más lenta.  Tal y como explican los científicos se supone que la actividad intelectual aumenta la reserva cognitiva, lo cual significa que existe un potencial cognitivo que es probable que se fundamente en estrategias de pensamiento variables o en el aumento de la cantidad de neuronas, ello serviría para compensar el efecto de las enfermedades nerviosas, de forma que se evite o retrase la aparición de déficits.

Por otro lado, ¿conlleva el beneficio intelectual que proporciona el hecho de leer también una mayor felicidad? Cabria esperar que las personas que dedican mucho tiempo a la lectura disponen de menos oportunidades para relacionarse con otros individuos y, con ello desarrollen una personalidad más introvertida. En 2006 el equipo de psicólogos que trabaja con Raymond Mar, de la Universidad de Toronto, quiso poner a prueba este tópico. Midieron la afición a la lectura de un total de 90 sujetos de forma indirecta, puesto que, a la pregunta directa sobre cuánto se lee, saben por experiencia que se suele mentir. Los participantes debían escoger de una lista de nombres los autores que consideraban "escritores conocidos" De esa manera, los científicos podían catalogar a los probandos como lectores de ficción o de temas especializados. Se comprobaron  las habilidades sociales y empáticas de los sujetos mediante la interpretación de la mirada de un semejante, los probandos debían estimar el estado de ánimo de las personas que aparecían retratadas en diversas fotografías. Otra prueba consistía en interpretar las situaciones de interacción humana que aparecían en un vídeo. Se consideran factores como la edad y la inteligencia de los participantes, teniendo presente que es muy probable que los de más edad hayan leído más y dispongan de mayor experiencia en las relaciones humanas.

Según los resultados, el consumo apasionado de libros de ficción se acompaña de mejores habilidades sociales. Algunos datos indicaron también que los aficionados a las novelas parecían penetrar  más en las historias e identificarse mejor con los personajes.  Además solían puntuar al alza en la prueba de empatía . Los lectores de textos especializados no se mostraron más empáticos que los demás. El tópico de que las ratas de biblioteca viven dentro de su guarida y aislados del mundo aparece, como mucho más propio del lector de género especializado que del  de ficción. Lo que si está claro es que la lectura abarca mucho más que una actividad voluntaria y ociosa que finaliza en cuanto se cierra el libro. El escritor Joseph Addison ya advirtió hace más de 300 años : "Leer es para la mente lo que el ejercicio físico es para el cuerpo"(f. Revista Mente y Cerebro/Investigación y Ciencia- pag 40-41 No. 47 / 2011).

"No se equivocan quienes dicen que los libros concentran una comunicación más íntima con el lector, menos mediatizada. No hay que hacer ningún clic para llegar y sumergirse en él.", afirma Antonio Skármeta en un artículo publicado recientemente en El Correo de la UNESCO. 



Varias investigaciones preliminares sugieren que, debido a la distracción que provocan muchos dispositivos electrónicos, incluso los «nativos digitales» recuerdan mejor una historia cuando la leen en papel. La mayor ventaja de este soporte tal vez resida en su simplicidad.(Investigación y ciencia)


2.4 Los analfabetos oyen peor

Leer no solo desencadena reacciones en la materia gris a corto plazo. La capacidad lectora modifica el cerebro, destaca Stanilas Dehaene, investigador del cerebro en el Colegio de Francia en Paris. En su libro  Les neurones de la lecture ( las neuronas de la lectura), se refiere a estudios diversos sobre el tema. El equipo de Alexander Castro Caldas de la facultad de medicina de la Universidad Católica Portuguesa en Lisboa, comparó en 1998 los cerebros de sujetos lectores con los de personas analfabetas. Para ello los participantes debían presentar características biológicas similares, así como proceder de contextos sociales parecidos, más diferenciarse en sus habilidades lectoras. Los investigadores aprovecharon una tradición portuguesa de los años treinta del siglo pasado, en esa época, muchos padres no podían permitirse enviar a todos sus hijos a la escuela, por lo que la hija mayor acostumbraba a permanecer en casa para asumir las obligaciones del hogar y criar a los hermanos pequeños. Ellas configuraban ahora el grupo de mujeres mayores ( entre 56 y 70 años de edad) analfabetas que participaban en el estudio. El otro grupo se componía, por el contrario de mujeres de edades y características socioculturales parecidas que habían disfrutado de una formación escolar durante cuatro años.

Los probandos dentro del escáner, escuchaban palabras en su lengua materna o bien pseudopalabras. A pesar de que la riqueza semántica de unas y otras era equiparable, las mujeres que no habían ido a la escuela manifestaban dificultades para repetir las pseudopalabras con precisión, en su lugar, tendían a sustituirlas por palabras reales. Dicho resultado concuerda, en opinión de Dehaene, con la teoría de que la lectura aumenta la conciencia fonológica, término con el que los expertos designan la capacidad para procesar los segmentos sonoros de las palabras que pronunciamos. En el caso de las personas analfabetas, el sentido para percibir diferencias sonoras tan sutiles se halla menos desarrollada.

Mediante la tomografía por emisión de positrones (TEP) se constató asimismo que para el cerebro de las mujeres con menor formación las diferencias entre el vocabulario real y las pseudopalabras resultaban casi imperceptibles, pues interpretaban las palabras sin sentido por otras correctas. Por el contrario, las participantes aficionadas a la lectura y con una formación escolar manifestaban una reacción notable y diferenciada en el cerebro ante las pseudopalabras. Entre otros efectos, se descubrió que respondía una región cercana al área de Broca del hemisferio izquierdo: la ínsula anterior o de Reil. En ese punto puede observarse una intensa actividad durante el aprendizaje de la lectura en niños. Las participantes aficionadas a la lectura mostraban una activación mayor del hemisferio izquierdo, incluso sin leer, solo escuchando las palabras.

En 1999 Castro Caldas sumó diferencias anatómicas cerebrales entre las voluntarias portuguesas con y sin formación básica del experimento. la parte posterior del cuerpo calloso ( el grupo haz de fibras nerviosas que conecta ambos hemisferios) resultó más denso en las participantes que leían con asiduidad. En opinión de Dehaene, dicha constatación reafirma la hipótesis de que la lectura aumenta el intercambio de información interhemisférico. Así pues, leer, además de transformar la actividad nerviosa del cerebro, imprime huella en su anatomía. En la lectura, del mismo modo que ocurre con otras actividades mentales, la comunicación entre las regiones encefálicas desempeña una función destacada. Por ese motivo los investigadores centran su interés cada vez más en la sustancia blanca. La división del sistema nervioso central se compone de ovillos nerviosos recubiertos de una capa aislante de mielina, la cual le confiere un color blanco opaco característico. Esta capa facilita una rápida transmisión de las señales nerviosas. Las vías de información que comunican regiones cerebrales entre si muestran una flexibilidad especial durante la primera infancia y la juventud. De la misma manera, practicar el piano durante la niñez facilita una mejor conexión entre las áreas encargadas del movimiento. (f. Revista Mente y Cerebro/Investigación y Ciencia-pág. 37-39 No. 47 / 2011)

2.5 ¿ Qué hacer para que el niño lea y crear el hábito?

"Cuando un niño afirma que no le gusta leer, dicen Gardner y Myers, dos especialistas norteamericanos, lo que nos está diciendo es que no tiene las habilidades necesarias para disfrutar de la lectura". Es decir, que no ha desarrollado las aptitudes de los buenos lectores, entre ellas la comprensión y el pensamiento critico. ¿ Qué hacer para que eso no ocurra?
Tenemos que echar mano de las receta para pasar a la acción que consta de cinco puntos:
1)Contagiar nuestro entusiasmo mediante una poética(dialéctica) apasionada y tenaz .
2)Los seres humanos tienden a imitar a las personas que quieren, admiran, o por los que desean ser aceptados. Proporcionar adecuados ejemplos es un método eficaz de concretar los deseos.
3)Los seres humanos tienen a repetir los comportamientos que resultan premiados. Las recompensas tienen que ver con los grandes anhelos y necesidades de las personas: disfrutar, sentirse queridos, progresar, ampliar las propias posibilidades, ser aceptado por su grupo.
4)Los hábitos son grandes productores de deseos. Gracias a ellos podemos educar las aficiones. Cuando creamos hábitos, formamos nuestro carácter.
5)Cambiar el sistema de creencias acerca de una actividad puede animar a realizarla o al menos eliminar prejuicios en contra. (Del libro La magia de leer, de José Antonio Marina, y María de la Válgoma, págs.84-87) .

No olvidemos que leer es un proceso artificial y difícil. Imitar a los mayores es un gran aliciente, y también que rodeemos todo lo que rodea a la lectura de un ambiente animoso y divertido. EL niño quiere jugar y aprender. Quiere también sentir que progresa, que se hace mayor, y la lectura puede ser un modo claro de que perciba sus avances. Conviene introducir la árida tarea del aprendizaje de la lectura dentro de actividades amenas: descubrir cosas, trabajar en grupo, escribir cartas, cualquier cosa es buena para ese arduo esfuerzo de repetir. " Que el niño note el esfuerzo", es el gran consejo.

Se trata de que los niños adquieran cuanto antes el hábito de leer, los mecanismos básicos de lectura.

Crear el  hábito de la lectura: leer requiere muchas y variadas aptitudes que tendrá que adquirir progresivamente. Gardner y Myers nos dicen que los buenos lectores saben como :

Predecir lo que es probable que suceda.
Descifrar palabras desconocidas.
Reconocer diferentes tipos de lectura.
Relatar con sus propias palabras lo que han leído.
Identificar distintos puntos de vista.
Leer entre lineas.
Comprender la idea principal.
Usar su imaginación.
Crear sus propias historias.
Distinguir que libros les gusta y cuales no.

Evidentemente solo podemos conseguir estas habilidades tras mucho tiempo de dedicación.

Debemos empezar leyéndoles nosotros. Relajadamente, con un libro que nos guste mucho. Si podemos hacer que la lectura sea participativa, a base de preguntas, cuya respuesta no importa que sea la correcta,pero que le ayudará a fijar su atención. Aunque debemos ser cuidadosos, ya que si interrumpimos en muchas ocasiones, puede ser contraproducente, porque cortamos el ritmo y la fluidez del relato. Cuando el niño ya sabe leer le podemos pedir que continúe él, aunque sea un par de lineas , y al menos las primeras veces , no corregir continuamente sus equivocaciones. Se trata , en un principio, de que se sienta seguro y cómodo.

El niño debe aprender a perderle el miedo a leer, y esto le sucede porque tiene miedo a equivocarse, a no entender, a que le dejemos solo, esto se solventa con la práctica de la lectura, disciplinada y el acompañamiento por parte de un adulto.

Con la práctica y lectura variada el niño gana en vocabulario. Wittgenstein lo dijo de manera contundente " Los limites de mi lenguaje son los limites de mi mundo". La ausencia de lectura no solo empobrece la mirada, sino también la expresión, y por eso gran parte de los jóvenes no saben expresare.

La lectura tiene que tener una función vital, no una función meramente cultural. Nuestro énfasis en la lectura nada tiene que ver con la educación estética. Un gran lector, George Steiner, considera que el gran escándalo de la cultura es que no hace mejores a las personas. Por eso nuestro interés no se dirige a fomentar la "lectura estética", sino la "inteligencia lectora", la que va a poner a nuestros alumnos en buenas condiciones para desarrollar su inteligencia, que es linguística, y vivir en un ambiente, que es linguístico también. (Libro la Magia de leer, de José Antonio Marina y Maria de la Válgoma, 125-146)

2.6 Resumen

Leer agudiza la astucia

1) Descifrar palabras activa numerosas áreas cerebrales, sobre todo en el hemisferio izquierdo. Al leer, el cerebro simula las escenas ficticias en las que actúan los personajes.

2) El entrenamiento en la lectura mejora la eficacia lectora de los niños, además de estimular el intercambio de información entre las regiones encefálicas.

3) Las personas mayores que leen con asiduidad mantiene el intelecto en forma durante más tiempo, también presentan menos síntomas de demencias. (f. Revista Mente y Cerebro/Investigación y Ciencia- pág 36- No. 47 / 2011)

Steve Tuttleman inversor: "Siempre estoy estableciendo conexiones y lo que leo me proporciona una base segura para las decisiones que tomo" ( Focus - Daniel Goleman).


3.- Información sobre la Lectura en la prensa escrita

Los estudiantes que más leen son los que mejores resultados tienen en la escuela. Sean diez libros al año o treinta, un poco de lectura diaria beneficia el rendimiento de los estudiantes. Pero de lectura por placer, no por imposición. Un análisis de la OCDE sobre el último informe Pisa, centrado en la comprensión lectora de los alumnos de 15 años, destaca que los jóvenes que leen hasta 30 minutos al día porque ellos quieren obtienen 504 puntos de media en competencia lectora, la capacidad de leer, entender , extraer información y elaborar ideas propias, nueve puntos por encima de la media de todos los países evaluados ( 493 puntos). En cambio, los que no leen por placer ni un minuto al día se quedan en una puntuación media de 460 puntos, 44 por debajo de los que si leen algo, lo que equivale a un curso de diferencia.

Los lectores apasionados, que se sumergen en los libros entre media hora y una hora al día, alcanzan los 527 puntos. Leer más de una hora al día por deseo apenas mejora la puntuación respecto al grupo de lectores anterior(532 de media), solamente hace que los alumnos disfruten por más tiempo haciendo algo que les gusta, que adquieran un mayor vocabulario, cultura... Así, basta con leer por placer unos minutos a diario para que la capacidad de comprensión y los resultados académicos se disparen, indica el informe.

Un libro es la puerta al saber y hay que trabajar métodos de comprensión.

Emili Teixidor, autor de la redescubierta novela Pa Negre, explicaba hace unos años en el suplemento Cultura/s de La Vanguardia que contagiar el deseo de leer " es como contagiar cualquier otra convicción profunda: solo se puede conseguir, o mejor intentar, sin imposiciones, por simple contacto, imitación o seducción. No se trata de llenar ningún vaso-cerebro- vacío, sino de prender en una zarza el fuego que nos agita. Por el simple contacto de una llama" (f. Maite Gutierrez-Barcelona-Tendencias La Vanguardia 15/12/11)

Las personas que sienten mayor motivación por la lectura mejoran su capacidad de comprensión, lo que a su vez les hace disfrutar de los libros, querer más, creando así un circulo virtuoso- Laura Borrás, profesora de Literatura de la UB, asesora a centros escolares sobre planes lectores y estudio de los clásicos literarios (Fuente: Maite Gutiérrez- Barcelona-Tendencias La Vanguardia 15/12/11)

No hay nada más decisivo que leer bien, si los estudiantes están bien avezados en la lectura, podrán estudiar lo que quieran: se abren la puerta a todos los conocimientos. Y cuantas más cosas aprendan leyendo, más inteligentes serán.  El aprendizaje es experiencia, el resto es información, dijo Einstein. No aprendes cosas porque eres inteligente: aprender cosas te hace inteligente. Y además Feliz. La inteligencia consiste en resolver problemas, y el problema más difícil es ser Feliz. (F.La Contra de la Vanguardia Fernando Alberca, profesor de secundaria, 27/9/11).

Potenciar las habilidades en lengua de los alumnos se ha convertido en uno de los principales retos de la educación primaria.  Si no se procesa un texto, no se aprende. Si no se lee el enunciado de un examen correctamente, no se responde de forma correcta. Si alguien no sabe expresar lo que piensa.... Los resultados de la evaluación de sexto de primaria han dejado al descubierto que entre un 25% y un 30% de alumnos no sabe leer ni escribir lo mínimo antes de pasar a secundaria.  Cualquier iniciativa para mejorar el nivel de los alumnos necesita su tiempo para que de resultados. Los libros enseñan y también relajan(F. Maite Gutiérrez Barcelona-Tendencias La Vanguardia, 2/5/11)


3.1 Consejos para leer

-No obligar: contagiar el deseo de leer mediante el ejemplo, la lectura no se impone, surge por simple contacto, imitación o seducción, no se trata de llenar ningún vaso-cerebro-vacío, sino de prender en una zarza el fuego que nos agita.

-Leer lo que te guste.

-Escoger un lugar o espacio adecuado para aprender la disciplina de una lectura atenta.

-Leer en voz alta.

-Unos 30 minutos diarios de lectura mejoran el resultado de los escolares (F. Emili Teixidor autor de la redescubierta novela Pa Negre- Tendencias La vanguardia 15/12/11).


3.2- Eduardo Mendoza Premio Planeta(extracto de entrevista)

Empezó a redactar a los dos días de entrar al colegio. Su primera novela, LA VERDAD SOBRE EL CASO SAVOLTA, revolucionó la narrativa española hace tres décadas y la nueva, RIÑA DE GATOS, acaba de llevarse el Premio Planeta.  En medio, los libros como LA CIUDAD DE LOS PRODIGIOS Y SIN NOTICIAS DE GURB conforman una ristra de alta literatura que sigue creciendo en Barcelona, la ciudad de la que vive enamorado desde hace 67 años. 

He de confesar que soy mal lector en general. leo despacio y poco. Sólo hojeo la prensa y algunas revistas especializadas. Tampoco soy un gran seguidor de la actualidad en televisión. Si quieres que te diga la verdad... ¡ no sé qué hago en todo el dia! ( risas).

¿ Y cómo se relaciona con Internet ?
Es un tesoro inagotable. Me ha costado manejarme en la red, pero cada vez me resulta más útil. He navegado mucho para preparar mi último libro.

Rita de gatos, como sucede con todas sus novelas, promete ser una obra muy consumida. ¿ Cómo cocina sus libros?

Cuando trabajo me gustaría marcharme a un sitio donde nadie me conociera. Encerrarme. Estar solo. A mi me cuesta mucho tener relaciones sociales mientras escribo, pero supongo que me volvería turulato si no me rescataran de mi mundo. Quizá hay tantos escritores borrachos porque existe un momento en el que tienes que parar, y , si no tienes a nadie que te saque, a veces el alcohol es el recurso fácil(risas).

De todas sus criaturas literarias, ¿ Cuál ha sido la que le ha cambiando más la vida?

La ciudad de los prodigios me marcó de una manera decisiva, porque fue la novela que me permitió independizarme de otros trabajos que eran necesarios para mi superviviencia. Con esta obra por fin pude comprar mi tiempo. Nunca soñé con poder dedicarme a escribir sólo novelas, así que ser escritor es una fantasía hecha realidad. 

¿ Y qué buenas lecturas de otros le han enriquecido a usted?
Muchas. Solo cuando has leído 7.000 libros has leído. Y yo creo que uno escribe porque quiere imitar a otros, hasta que acaba encontrando su propia voz.


¿ Por qué hay que leer?
Porque es algo orgánico, como todas las cosas necesarias para el cuerpo. Además produce placer, por eso adquirimos todo el conocimiento indispensable que aportan los libros sin darnos cuenta.

¿ Entonces por qué todo el mundo come, pero no todo el mundo lee?
Bueno, digamos que el que no lee siempre va a ir cojo. Es como el que no ha salido de su pueblo: puede vivir perfectamente pero le falta algo. Las personas nos alimentamos de paellas y de novelas.
(Revista ELLE Entrevista a Eduardo Mendoza ganador Premio Planeta).

3.3. Isabel Solé (catedrática del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Barcelona)   "Se aprende a ser un buen lector a lo largo del tiempo y en situaciones de lectura variadas"


¿Qué es la competencia lectora?
La capacidad de poder utilizar la lectura para satisfacer las necesidades personales de inserción y crecimiento que tenemos: para disfrutar, para resolver problemas cotidianos y para aprender, un reto al que debemos enfrentarnos los humanos cada día.

Y, en consecuencia, ¿qué es un buen lector?
Es la persona que puede hacer este uso múltiple y variado de la lectura, y que la puede utilizar no solo porque los otros le piden que lea, sino también porque de por sí es una actividad placentera. Un buen lector también es aquel que puede, por medio de la lectura, no solo acceder a lo que piensan o dicen los otros, sino también reflexionar sobre su propio pensamiento, hacerse preguntas y responderlas, ampliar su conocimiento y su perspectiva ante la vida y la realidad.

¿Cómo se llega a ser un buen lector?
Esta competencia se aprende a lo largo del tiempo y en situaciones de lectura variadas. No sé si la lectura es un hábito. Para mí, sobre todo, es un deseo. Es evidente que llegar a ser un buen lector también implica poder usar la lectura porque la necesitas. Hay un componente de utilitarismo que no podemos dejar de lado, pero no creo que la formación de lectores se deba conformar con que la lectura solo se utilice de un modo funcional: tendríamos que aspirar a que se use para pensar y para disfrutar. Yo entiendo el aprendizaje de la lectura como un taburete de tres patas: las tres tienen que estar equilibradas. ¿Cuáles son?: aprender a amarla -si esto está asegurado, tenemos ya mucho camino recorrido para las otras patas-; aprender a leer propiamente, y, la tercera, aprender a usarla para aprender. No solo para saber qué dicen los textos, sino para ir más allá y poder analizarlos, confrontarlos y extraer conclusiones de ellos.

¿Hay una edad para aprender a leer y ser un buen lector?
Se puede empezar a amar la lectura desde que se es un bebé, viviéndola en distintas situaciones dentro de las familias, en las que los lazos afectivos con la lectura se pueden empezar a crear y consolidar. Después, no terminamos nunca de aprender a leer. Todos los que somos lectores, y quizá unos lectores competentes en nuestro ámbito, cuando cogemos un texto de otras características o de una nueva disciplina nos vemos en la necesidad de forzar y estirar nuestra capacidad lectora. No hay que pensarla como una técnica que se aprende en uno o dos cursos y que luego se podrá aplicar sin restricciones a cualquier texto o situación de lectura, sino como un proceso dilatado en el cual se irán dominando progresivamente nuevas dimensiones de esta fascinante capacidad.

¿Aprendemos a leer toda la vida?
Sí, pero que esto suceda no es casualidad. Si leemos siempre el mismo tipo de cosas, las capacidades de lectura no se ampliarán y desarrollaremos unas estrategias eficaces solo para aquellos textos específicos. No es lo mismo leer Ulises que un best-seller. Si nos forzamos a leer unos textos de una determinada complejidad, nuestras capacidades lectoras tendrán unos retos y se ampliarán. La estructura de los textos influye en la comprensión lectora, pero no únicamente: también influye la densidad de la información; si se utiliza un vocabulario específico o cotidiano; la cohesión, la coherencia y la claridad; el grado de escritura del texto, o sea, si está muy bien escrito o no; si los contenidos son accesibles al lector; si el texto es narrativo, expositivo o poético, y también la funcionalidad del texto. Diferentes textos y fines, llevan a procesar la información de formas diferentes.

¿Cambia la forma de leer la llegada de nuevos medios y de la tecnología?
Plantea diferentes tipos de lectura. Cada tecnología que utilizamos acaba teniendo un impacto en el cerebro, en la manera de pensar. La revolución que vivimos, en este sentido, no es diferente, a pesar de que algunos dicen que tendrá más impacto que la propia aparición de la imprenta. La lectura de hipertextos, por ejemplo, conduce a una forma de lectura que favorece el procesamiento muy rápido de la información y, muchas veces, más superficial. Si solo leemos este tipo de texto, es posible que nos especialicemos en una lectura selectiva. Si somos capaces de combinarla con una lectura más sostenida de un texto largo y más denso... Leer en el web será una nueva forma de incrementar competencias.

¿Siempre que leemos aprendemos?
Cuando lees y comprendes, siempre aprendes. Quieras o no. No lees una novela para aprender cosas, pero si tiene lugar en Berlín en los años treinta, aprendes cosas de Berlín en los años treinta. ¿Por qué? Porque con la lectura vamos relacionando la información con lo que sabemos y le atribuimos un significado en el texto. Mientras leemos tenemos unos objetivos de lectura, aportamos los conocimientos previos, vamos realizando inferencias... Lo hacemos a un nivel implícito. Esto explica que la lectura, cuando es comprensiva, genere un aprendizaje que llevamos a cabo sin darnos cuenta.
¿Aprendemos igual si leemos un cuento que si leemos un libro de texto?
Cuando utilizamos la lectura para aprender, estas estrategias que funcionan de un modo implícito no se pueden quedar solo en este ámbito. De una forma intencional, debemos saber qué buscamos en aquel texto, recuperar de nuestra memoria los conocimientos que ya tenemos y que pueden ayudar a atribuir significado a la nueva información. Tenemos que poder ir distinguiendo lo que es básico e importante de lo que es secundario. Tenemos que poder hacer inferencias y todo el proceso se hace más consciente y regulado por uno mismo.

¿Cómo podemos motivar a leer? ¿Quién lo tiene que hacer?

Invitando a la lectura. Seduciendo. Poniéndola al alcance. Siendo los libros hablantes de los niños cuando todavía no pueden leer. Esto hará que se interesen en ella y que se quieran apropiar de estas herramientas. Y en esto, todos tenemos un papel. Aunque a las personas que amamos la lectura nos cueste mucho de entender que otras personas no la valoren, esto ocurre. Tenemos familias muy distintas. Para algunas, la lectura ocupa un lugar importante en su imaginario. Otras, la consideran de una manera diferente. En sí mismo, esto no quiere decir nada malo. Estaría muy bien tener alumnos lectores, tener una sociedad lectora. Pero, si no es así, deberíamos pensar que todos los niños y niñas tienen el derecho de descubrir el placer de la lectura, que un adulto significativo de su vida -si no son los padres, lo puede ser el maestro- los acompañe. Todos tienen derecho a unos centros educativos donde se enseña y se aprende a leer y a escribir, pero en los que, sobre todo, se lee, y se ama y se valora la lectura.


4.- Información sobre la Lectura en la prensa digital/escrita

4.1- Descansos despiertos entre lecturas mejoran la memorización de la información. 

El efecto se comprobaba en un nuevo estudio publicado por Psychological Science Journal,  en el que después de pausas de 10 minutos se testeaba el recuerdo de la historia 7 días después, el efecto era tal que quienes tomaban esas pausas recordaban del mismo modo a los 15 o 30 minutos y a los 7 días lo que habían aprendido, a diferencia de quienes no descansaban y solamente recordaban lo leído a los 15 o 30 minutos.  Se propone el descanso despierto entre lecturas para que la información se consolide en la memoria a largo plazo. (http://pss.sagepub.com/content/23/9/955).

4.2 La lectura es la puerta al castillo de la inteligencia
La lectura es a la inteligencia lo que el ejercicio físico al cuerpo. La lectura es la puerta de entrada al castillo de la inteligencia. Y te permite la cultura, para gozar más de la vida.

Tres hábitos para tonificar la inteligencia: Piensa con argumentos. Lee contra viento y marea. Y establece juicios precisos sobre tu vida y sobre la realidad. (Contra de la Vanguardia- Entrevista a Enrique Rojas, 19/11/16)




4.3 La profesora cuyos alumnos leen 40 libros al año y lo hacen por placer

"Un niño sentado leyendo tranquilamente puede que no se considere un método educativo pero es la manera en la que alguien se convierte en lector"

La labor del educador pasa por acompañar al pequeño lector. Escucharle mientras lee en alto, enseñarle a entonar frases o explicarle el significado de palabras que no entiende entra dentro de esta labor. Esta continúa una vez finalizada la lectura. Es entonces cuando se anima al alumno a conversar sobre lo leído. Incluso a escribir sobre ello.

Párrafos del artículo publicado en Yorokobu.es, el 12 de enero 2017. ir al enlace siguiente : http://www.yorokobu.es/nancie-atwell/


5.- Templos para leer




En Egipto las bibliotecas se llamaban el tesoro de los remedios del alma. En efecto, se curaba en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás, dijo el filósofo francés Jacques Benigne Bossuet ( 1727-1704). Las bibliotecas son una fuente de saber, para aprender, trabajar, consultar y leer. Hoy la lectura es considerada como una herramienta clave para el desarrollo de la personalidad y a la vez se concibe como un instrumento para la socialización y la convivencia democrática. Según la ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas, los pilares de las bibliotecas son la libertad intelectual de los individuos, el acceso a la información y el respeto a la propiedad intelectual. Fomentan la igualdad, el acceso a los materiales y servicios de estas y la pluralidad para adquirir, preservar y proporcionar la mayor variedad posible de documentos que reflejen la diversidad de la sociedad.

Las bibliotecas también se han convertido en escenarios de aventuras y de misterios, como el capítulo VI de El Quijote, "del donoso y grande escrutinio que hicieron el cura y el barbero en la librería de nuestro ingenioso hidalgo", en el que los personajes revisan qué libros se deben quemar o como en la biblioteca de libros prohibidos de Umberto Eco en El nombre de la rosa (Lumen). O simplemente donde pasear en silencio buscando un libro que nos escoja ( y no al revés), una suerte de cementerio de libros olvidados como el que invoca Carlos Ruiz Zafon en su tetralogía superventas.  Alberto Manguel describe en su libro La biblioteca de noche ( Alianza), el placer de la aventura que siente cuando se pierde entre estantes atestados de libros" con la seguridad supersticiosa de que una jerarquía de letras o de números me conducirá algún día al destino prometido".

Existen bibliotecas en todos los rincones del mundo grandiosas, históricas, legendarias, donde olvidarse, en realidad, de leer. En las que solo se requiere abrir bien los ojos y dejarse llevar. No le faltaron argumentos a Jorge Luis Borges para declarar : " Siempre imagine que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".

Las mejores Resultaría imposible analizar todas las bibliotecas del mundo y conseguir una lista concreta de las mejores, pero según Lluis Agustí, profesor de la facultad de Biblioteconomía y Documentación de la Universitat de Barcelona, si la número 1 la consideramos por el volumen, sin duda sería la biblioteca del Congreso de Estados Unidos, en Washigton. " Es la que tiene mayores fondos de todo el planta, le siguen en número de volúmenes la Biblioteca Británica, la Biblioteca Pública de New York y otras como las nacionales de Rusia, Japón, Francia  y China. Si bien la Biblioteca Británica es un ejemplo en Europa como biblioteca nacional, sería injusto no mencionar las reales danesa y holandesa o la Biblioteca Nacional Sueca. Como también apunta Fernando Torra, director técnico adjunto de la Biblioteca Nacional de España, las listas siempre son injustas " y más en este terreno, en el que hay numerosos ejemplos de bibliotecas de modestas dimensiones que realizan una admirable labor en sus entornos" explica.

La biblioteca Británica de Londres y la biblioteca del Congreso en Washigton tienen mucha experiencia en la gestión y en los planes estratégicos , ya que cuentan con una gran experiencia a sus espaldas. " A mediados del siglo XIX, el director de la biblioteca del Museo Británico(antecesora de la Biblioteca Británica), sir Anthony Panizzy, se propuso ir más allá y crear la mayor biblioteca española fuera de España... La biblioteca del Congreso en Washigton sigue los mismos pasos, se puede consultar buena parte de la producción cultural mundial. Pero no se detienen en el fondo, proponen constantemente novedades en la forma de trabajo, en la inclusión de la tecnología", explica Agustí. La bibliotecaria de la Universitat de Barcelona Mite Comalat también destaca particularmente estas dos bibliotecas: " Su historia las ha convertido en un referente por los fondos que ofrecen los servicios que prestan. El esfuerzo que han hecho para acercar esta riqueza bibliográfica a todos los ciudadanos me parece especialmente destacable".

No obstante, también hay otros excelentes ejemplos de como una biblioteca puede ser pública y especializada y servir a toda la población de forma eficaz como la Biblioteca Pública de información del Georges Pompidou de París o la Biblioteca Pública de Boston. " Las bibliotecas son depósitos del saber y por lo tanto las mejores son aquellas que conservan mejores colecciones-concreta Fernando Torra-, pero también las que  son capaces de prestar el mejor servicio". Lluis Agustí recuerda que en realidad no tenemos que ir tan lejos " ya que bien cerca disponemos de buenas bibliotecas : La Biblioteca Nacional de España, la de la Universitat Pompeu Fabra.. y un sinfín de bibliotecas públicas de calidad.

Tampoco se deben olvidar las que se crean para atender a las necesidades de la comunidad académica, para el aprendizaje y la investigación, como la de Harvard, Standford o Yale, y segun Agusti, "no es por casualidad que estadísticamente las comunidades académicas que disponen de mayores y mejores bibliotecas universitarias tienen un mayor impacto en la ciencia internacional". Maite Comalat subraya que las bibliotecas universitarias tienen su historia vinculada estrechamente a la de su institución " y eso hace que la mayoría de ellas conserve auténticos tesoros bibliográficos que se han convertido en una atracción turística más de la ciudad". En este grupo también destacan las de los países escandinavos.

Un aspecto que destacar en algunas bibliotecas son las iniciativas que llevan a cabo para dar a conocer sus fundos. " Las colecciones deben conocerse para valorarse y utilizarse adecuadamente. Las exposiciones son siempre un medio excelente de difusión y generación de conocimiento ", enfatiza el director técnico de la Biblioteca Nacional de España. " Otro buen ejemplo son las exposiciones virtuales y accesibles desde la web de la biblioteca- comenta Comalat-. De este modo pueden llegar a muchas más personas que pueden estar interesadas en ellas". Aunque un fondo de una biblioteca (los libros, las revistas, los audiovisuales y los recursos electrónicos) extenso, diverso y actualizado es un factor determinante, también existen otros de vital importancia . Como detalla Lluis Agustí, " sin una buena gestión por parte de los bibliotecarios, con un trato cálido , humano y profesional, las bibliotecas sólo serian una acumulación de documentos. Todas las bibliotecas responden a la necesidad de un público, si no hay usuarios la creación de una biblioteca carece de sentido, se convierte en puro colecccionismo".

Por dentro y por fuera La fotógrafa alemana Candida Hofer y el turco Ahmet Ertug han dedicado gran parte de su carrera a fotografiar interiores de bibliotecas y otros espacios públicos . Bellos por dentro y por fuera, ya que muchos de los edificios de las bibliotecas son obras arquitectónicas de gran valor. Sin embargo, como subraya Lluis Agusti, eso no significa que sean las mejores bibliotecas : " A veces se encuentran ejemplos de grandes edificios, templos culturales sin unos fondos suficientes". Como también expresa Maite Comalat, en muchos casos el edificio no es potente, pero si lo son las actividades que realizan o los servicios que se ofrecen. " Sin duda el equilibrio entre todos los elementos es la mejor combinación", manifiesta Comalat.

Jesús Cantera, profesor de Historia del Arte Moderno de la Universidad Complutense de Madrid, destaca como ejemplo arquitectónico la magnifica biblioteca Laurenziana de Florencia, diseñada por  Miguel Angel Buonarroti en 1524. Clemente VII decidió construir en Florencia una biblioteca que conservara la colección de su familia( los Medici) y encargó el proyecto a Miguel Angel. El edificio lleva este nombre en honor a Lorenzo el Magnífico, quien dotó a la biblioteca de un gran fondo a finales del siglo XV.

" Prácticamente todas las bibliotecas nacionales están en edificios importantes históricos, como la de España, la de Portugal, la rusa(en San Petersburgo), la de Francia... " asegura Cantera. La Biblioteca Nacional de España la diseño el arquitecto Francisco Jareño en 1865 junto con el Museo Arqueológico Nacional que se encuentra en un edificio unido por la espalda. La biblioteca del Museo del Prado, especializada en artes plásticas europeas desde la edad media hasta el siglo XIX, también se podría considerar un buen ejemplo. En la Biblioteca Nacional de Francia, se debe destacar su sala de lectura porque, como explica Cantera, " fue un gran avance, ya que se considera uno de los pocos ejemplos que hay de la arquitectura de hierrro", La sala de lectura, obra de Henri Labrouste en 1868, está formada por unas finas columnas de fundición metálica que soportan una cubierta de cristal. También del mismo arquitecto y del mismo estilo es la biblioteca Sainte-Genevieve de Paris, aunque el exterior imita el estilo renacentista. " obviamente, se han tenido que adecuar al nuevo sistema de las bibliotecas, ya que no era el mismo en el siglo XIX que en el XX ni mucho menos en el XXI con la informática. Se han tenido que transformar salas y mejorar el almacenamiento y la catalogación, haciéndola más accesible", comenta el profesor. Sin embargo, no todas las bibliotecas tienen por que situarse en edificios históricos. La biblioteca de la Universidad  Libre de Berlin se inauguró en el 2006 y su moderna estructura es también una obra de arte. Diseñado por sir Norman Foster, el edificio, con su inaudita forma ovoide y elíptica, ha recibido el apodo de cerebro de Berlin. También podrían ser otros ejemplos de gran belleza arquitectónica la nueva Biblioteca de Alejandría, la Biblioteca Publica de Seatle, en Estados Unidos, la Tama Art, de Japón, o la José Vasconcelos, de México.

Como concluye Lluis Agustí, cada uno en realidad puede considerar como número uno la biblioteca que más
y mejor servicio le ofrezca. " Para una persona que vive en un poblado alejado en el interior de Colombia al que sólo llega un servicio de biblioteca a lomos de un burro o a otra en la Guayana francesa que le llegan los libros en piragua... pues esas son sus mejores bibliotecas".

Tesoros históricos

Shakespeare La Bodleian Library, Oxford, contiene una Biblia de 42 lineas, uno de los primeros libros impresos, un manuscrito del Cantar de Roldan ( siglo XI), el Codex Mendoza ( XVI), cuatro copias de la Carta Magna y el Primer folio de Shakespeare.

Washington la declaración manuscrita de la Independencia de Estados Unidos de 1776 de Thomas Jefferson está guardada en la Library of Confress de Washington.

San Isidoro La biblioteca Nacional de Portugal alberga las Etimologias de san Isidoro, manuscrito originario del monasterio de Alcobaca

Atlas Catalán En la biblioteca Nacional de Francia se encuentra el Atlas Catalán de 1375, del judio mallorquin Abraham Cresques, y el manuscrito de Las flores del mal, de Charles Baudelaire.

Tirant, Celestina, Lazarillo La hispanic Society de Nueva York, la mayor biblioteca española fuera de la Peninsula, conserva una hoja de colofón de la Biblia valenciana, de 1478, y las primeras ediciones, algunas únicas, de Tirant lo Blanc, La Celestina, El quijote o El lazarillo de Tormes.

Partitura de Mozart En la Biblioteca Nacional de Austria se conserva la partitura original del Requiem en re menor KV 626, de Wolfgang Amadeus Mozart.

El Cantar del Mio Cid la copia realizada por Per Abbat en 1207 del Poema de Mio Cid está hoy en la Biblioteca Nacional de España.

Nuevo Mundo El libro de las profecias, Cristobal Colón, en el que relata a los Reyes Católicos su proyecto de viaje, se puede ver en la Biblioteca Colombiana de Sevilla.

Bibliotecas más notables por su belleza

Biblioteca del Trinity College, Dublin.
Biblioteca Joanina, en la Universidad de Coimbra
Biblioteca Apostólica Vaticana
Biblioteca de la abadía de Saint Gallen, Suiza
Biblioteca del monasterio de Strahov, Praga
La Real Biblioteca de El Escorial, Madrid.
Biblioteca del monasterio de Wiblingen, Alemania
Biblioteca Nacional de Austria
Biblioteca de la abadía de Melk, Austria
Biblioteca del monasterio de Admont, Austria
Biblioteca de Bellas Artes de Milán
La Biblioteca Laurenciana de Florencia
Biblioteca Sainte-Genevieve, Paris
Biblioteca Palafoxiana de Puebla, México
Biblioteca del Parlamento de Canadá


6.- Las 10 mejores librerías del mundo

No existen sólo diez las librerías que merezcan el título de las mejores, porque para afirmarlo, habría que comenzar por el género, ¿mejores en qué? ¿en teatro? ¿en relato? ¿en poesía? Sin embargo, he aquí nuestra arbitraria listaNo hay nada más arbitrario que una decisión. Escoger algo por encima del resto supone una valoración, un balance implícito que hace que eso que elegimos sea mejor –más apetecible, más deseable- con respecto a lo no elegido. Por eso, al momento de hablar de las mejores librerías, nos disculpamos de antemano, pero también invitamos al lector a revisar su propia ruta libresca. ¿Cuáles librerías visitamos, cada cuánto, para qué?
Ver articulo completo en el siguiente enlace web

http://tendencias.vozpopuli.com/cultura/1563-las-10-mejores-librerias-del-mundo

7.- Derechos del lector

Lista provisional de los derechos del lector que formuló el escritor francés Daniel Pennac en Como una novela (1992).

En materia de lectura, nosotros «lectores» nos per­mitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura:

1) El derecho a no leer. 
2) El derecho a saltarnos páginas.
3) El derecho a no terminar un libro.
4) El derecho a releer.
5) El derecho a leer cualquier cosa.
6) El derecho al bovarismo.
7) El derecho a leer en cualquier sitio.
8) El derecho a hojear.
9) El derecho a leer en voz alta. 
10) El derecho a callarnos.


Porque si queremos que mi hijo, mi hija, que la juventud lean, es urgente otorgarles los derechos que nosotros nos concedemos.

Fuente : Página web UNESCO

8.- Lecxit (Lectura para el éxito educativo)

Es un programa promovido por la Fundación "La Caixa", el Departamento de Enseñanza de Cataluña, y la Fundación Jaume Bofill.

Lecxit parte de la premisa que mejorando la lectura y la comprensión en los infantes progresarán en todas las áreas. A través del diálogo sobre el que ha leído, el infante desarrolla estrategias de comprensión. El proyecto también pretende implicar a toda la comunidad en la educación de los infantes, haciéndoles participar a las personas de su entorno. Los voluntarios(a) son los referentes para el infante, una persona de confianza con el que pasa momentos de lectura.

Según la evaluación PISA del OCDE(2009), el 13,5% de los alumnos de primaria no logran las competencias básicas de lectura, es decir que tienen dificultades a la hora de localizar información en textos complejos y establecer relaciones entre las ideas del texto. Los datos de PISA también indican que la lectura está relacionada con todos los aprendizajes: entre los alumnos con alto rendimiento, el 31% lee entre 1 y 2 horas al día, mientras que entre los de bajo rendimiento  leen durante  este tiempo un 6%. Así es que la comprensión lectora afecta el conjunto de aprendizaje escolar, tanto las materias linguísticas como las matemáticas o ciencias.

Lecxit adopta un enfoque multidimensional, implicando a las escuelas, las familias, los alumnos y movilizando y corresponsabilizando a la ciudadanía en la promoción de las competencias lectoras de los infantes. (Texto Tu también puedes hacer mucho por la lectura-Material para el Voluntariado).http://www.lectura.cat/





9.-  Referencias
Diario La Vanguardia La Contra Fernando Alberca, profesor de secundaria, 27/9/11
web Uned
Revista Mente y Cerebro/Investigación y Ciencia- No. 47 / 2011
Diario La Vanguardia Tendencias Maite Gutiérrez-Barcelona 15/12/11
Diario La Vanguardia Tendencias Maite Gutiérrez Barcelona 2/5/11
Templos para Leer : ES La vanguardia 28/9/13, Texto Marina Pallás
Revista ELLE Entrevista a Eduardo Mendoza ganador Premio Planeta
Web Unesco
Libro Focus , Daniel Goleman
Psychological Science Journal (http://pss.sagepub.com/content/23/9/955)
Entrevista a Isabel Solé por la UOC , Enero del 2012, publicado en (UOC.edu) Actualidad
Texto "Tu también puedes hacer mucho por la lectura-Material para el Voluntariado"
Libro "La magia de leer", de José Antonio Marina, y Maria de la Válgoma
Libro "Crear en la Vanguardia, de José Antonio Marina.




Publicar un comentario