jueves, 3 de septiembre de 2015

El Zen en las artes marciales


Los libros deberían de ser agradables de leer, legibles- decía Borges, eso es lo que sucede con el libro El Zen en las artes marciales, a pesar de ser un libro de pocas páginas, cada tema que toca es interesante, útil, y fácil de comprender.

El libro está dividido por temas de dos o tres páginas cada uno, donde explica su autor, Joe Hyams, lo que aprendió de los diferentes maestros  en artes marciales, entre ellos Bruce Lee, de lo que es el Zen y  las enseñanzas que aporta a nuestra vida, de cómo abrir nuestra fuente de fortaleza interior.

Escribiré un poco sobre el autor:

Joe Hyams, nacido en Estados Unidos, en el año 1923, casado en tres ocasiones, padre de cuatro hijos, se inicia como escritor cuando era corresponsal de combate del ejército de Estados Unidos en el Pacifico del Sur, durante la Segunda Guerra Mundial. columnista del New York Herald Tribune, y jefe del Departamento de la Costa Occidental en Hollywood. Escritor de varias revistas de las mejor pagadas del mundo. Escritor de 16 libros, entre ellos Un Oscar para el asesino, Zen en las artes marciales, entre otros.

Se inició en el mundo de las artes marciales, por casualidad, buscaba como todo reportero la mejor noticia, la más impactante, y en aquel entonces en los años 1952, las artes marciales era visto por los occidentales como algo místico, Oriental, pero su interés material le hizo entrar en ese mundo, que al final  cambió su vida. 

La lectura de este libro te ayudará en el crecimiento interior que estás buscando, lo recomiendo sin duda alguna, compartiré unos párrafos y pensamientos del mismo, no me extiendo más, así es que adelante!!!

Un abrazo,
María Helena


No voy a demostrarte mi arte, sino compartirlo contigo. Si te lo demuestro, eso sería una exhibición y , con el tiempo, irías retrocediendo tanto en tus recuerdos que acabarías por perderte. Por otra parte, si lo comparto, no sólo lo recordarás siempre, sino que, al mismo tiempo, yo también mejoraré.

Todo hombre que ha alcanzado la maestría en algún arte, lo revela en todas sus acciones (Máxima Samurai).

Para el incontrolado no hay sabiduría, ni existe el poder de la concentración para el que no tiene control; y para el que no tiene concentración no existe la paz. Y, para el que no conoce la paz ¿cómo puede haber felicidad? (Bhagavad Gita).

Gastar el tiempo es pasarlo de una manera especifica. Estamos gastándolo durante esta conversación por ejemplo. Desperdiciar el tiempo es gastarlo en forma irreflexiva o sin el menor cuidado. Todos tenemos tiempo para gastar o desperdiciar y nos corresponde a nosotros decidir qué hacer con él. La decisión de cómo gasto mi tiempo es sólo mía y no la dictan los factores externos. El tiempo es el bien más precioso que poseemos. Cualquiera que robe nuestro tiempo nos está robando la vida porque nos está quitando nuestra existencia. El tiempo es lo único que nos queda. Así es que pregúntate ¿Deseo gastar semanas o meses del poco tiempo que me queda en este proyecto?. ¿Vale la pena o simplemente estoy desperdiciando mi tiempo.Y esto lo aplicamos en la misma medida a las relaciones sociales.

No aprenderás a hacer apropiadamente ningún esfuerzo a menos que estés dispuesto a darte tiempo a ti mismo. No estoy hablando de paciencia, ser paciente es tener la capacidad de una resistencia calmada. El darte tiempo a ti mismo es trabajar activamente hacia un objetivo sin fijarte un limite a cuanto tiempo deberás emplear. 

El poder de la mente es infinito, mientras que el del puro músculo es limitado ( Koichi Tohei).

La vida se desenvuelve en una gran hoja llamada tiempo, la cual, una vez acabada, se ha ido para siempre ( Adagio Chino).

El secreto del kime(apretar la mente) es el de excluir todos los pensamientos extraños, los pensamientos que no tienen nada que ver con el logro de la meta inmediata.  Una mente desenfocada o suelta desperdicia energía. 

A menor esfuerzo, más rápido y  más potente serás ( Bruce Lee).

Obtener cien victorias en cien batallas no es la habilidad máxima. Sojuzgar al enemigo sin combatir es la habilidad suprema.(Sun-Tzo)

Fuentes:
Libro El Zen en las artes marciales, Joe Hyams.
Fotos página en facebook de Joe Hyams/Google imágenes
Publicar un comentario