jueves, 15 de septiembre de 2011

La U invertida




En relación a un artículo de la Revista Capital de Septiembre del 2011, sobre " Los Ejecutivos españoles deslumbran en el extranjero", voy a extraer de dicho artículo el perfil que tienen las personas de éxito que aqui mencionan.

Virtudes:
Creatividad, Laboriosidad, Gran capacidad de adaptacion e  Improvisacion, Rigurosidad en la gestión, AUTOCONTROL DE LAS EMOCIONES,  Agilidad, Flexibilidad , Grandes dosis de Inteligencia Emocional, Generosidad, Apertura de mente, Respeto, Capacidad de adaptacion , Prudencia, APROVECHAN Y DISFRUTAN DE TIEMPOS MUERTOS.

Por lo que me lleva a recordar la relación que existe entre estos ejecutivos y la U invertida que menciona Daniel Goleman en su Texto Inteligencia Social.

Texto Inteligencia Social - Daniel Goleman " U invertida":
La representación gráfica de la relación que existe entre la habilidad ( y habitualmente también el rendimiento) mental y el espectro de estados de ánimo asume la forma de una U invertida con las patas levemente separadas. La alegría, la competencia cognitiva y el rendimietno excelente ocurren en la cúspide de la figura. En uno de los extremos de una pata se encuentra EL ABURRIMIENTO y, en el de la otra, LA ANSIEDAD.  Por eso, cuanto mayor sea la apatía o la angustia que experimentamos- ya sea escribiendo una redacción o elaborando un informe- peor es nuestro rendimiento.

Los retos que despiertan nuestro interés nos sacan del estupor del aburrimiento, aumentan nuestra motivación y focalizan nuestra atención. La cúspide del desempeño cognitivo se da en el punto superior de la motivación y la atención, es decir, en el punto en el que intersectan la dificultad de la tarea y nuestra capacidad de responder adecuadamente. más alla de ese punto de óptima eficacia cognitiva, el reto empieza a superar nuestra capacidad y nos adentramos en la parte negativa de la U invertida.

Saboreamos el pánico cuando nos damos cuenta, pongamos por caso, de que hemos estado demorando excesivamente un artículo o un informe. Por esta razón, a partir de ese punto la ansiedad va erosionando progeresivamente nuestra competencia cognitiva. A medida que aumenta la dificultad de la tarea y el desafío empieza a desbordarnos, va activándose progresivamente la vía inferior. Cuando, finalmente, el reto supera nuestras capacidades, la vía superior renuncia a sus posibilidades y entrega a la inferior las riendas del poder del cerebro.

Este cambio neuronal del control de la vía superior a la vía inferior explica precisamente la forma de la U invertida. Tengamos en cuenta que la U invertida refleja el impacto sobre el aprendizaje y el desempeño de esos dos diferentes sistemas neuronales. Ambos aparecen cuando el aumento de atención y motivación estimulan la actividad de los glucocorticoides. Por eso el nivel sano de cortisol alienta el compromiso. En este sentido, los estados de ánimo positivos desencadenan una concentración de cortisol ( de ligera  a moderada) que caracteriza el mejor aprendizaje.

Cuando el estrés va más allá de ese punto óptimo en el que las personas aprenden y funcionan mejor, irrumpe un segundo sistema neuronal que segrega la elevada tasa de norepinefrina catacterística del miedo. A partir de este punto- que jalona el inicio de la caída en el pánico, la intensificación del estrés no hace más que empeorar nuestra eficacia y desempeño mental.

Durante los estados de ansiedad muy elevada, el cerebro segrega dosis altas de cortisol y norepinefrina que interfieren con el adecuado funcionamiento de los mecanisos neuronales en los que se asientan el aprendizaje y la memoria.

La investigación realizada en este sentido ha puesto de relieve que la preocupación ansiosa ocupa nuestro espacio atencional, obstaculizando la capacidad de solucionar problemas y entender nuevos conceptos.
Todo esto afecta muy directamente a nuestro funcionamiento en el aula, entorno laboral. No se trata tan sólo de que, cuando estamos distraídos, pensamos con menos claridad, sino que también perdemos el interés por las cosas que nos importan.

Los mismos problemas se aplican tanto a los maestros como a los l!deres del mundo empresarial.  Los sentimientos negativos debilitan la empatía y el interés. Las evaluaciones realizadas por los directivos que están de mal humor, por ejemplo, son peores, centran excesivamente su atención en los aspectos problemáticos y expresan opiniones más desaprobadoras. Y lo mismo, muy probablemtne, ocurre también el el caso de los maestros.

Comentario(Maria Helena Bonilla):  Es decir si las personas de éxito que menciona la revista capital,  controlan sus emociones es decir puntúan bajo  en  ansiedad  entonces estas personas tienen un pico en el redimiento  de eficacia cognitiva óptima, que los lleva a un eficiente desempeño de sus funciones y soluciones de problemas.

Lo mismo pasa con el nivel bajo de aburrimiento, las personas de éxito están buscando qué hacer en sus tiempo muertos, algo que les mantenga entretenidos, por lo que también puntuarán alto en el rendimiento cognitivo.

Por lo que no hay mejor antídoto que la ocupación, y el control mental para hacer frente a las situaciones de que nos generan estrés. 


Fuentes:
Revista Capital 09/2011
Texto Inteligencia Social Daniel Goleman
Publicar un comentario