lunes, 16 de septiembre de 2013

Sal de la rutina y déjate sorprender por la vida




Superar la pereza y la comodidad te ayudará a descubrir cosas nuevas

No hace falta escalar el Everest para darle un nuevo giro a nuestra existencia. Basta con cambiar de actitud y dejarse llevar, de vez en cuando , por la improvisación.

Todos necesitamos un cierto orden en la vida, una sucesión de actividades pautadas que nos faciliten las cosas y nos den seguridad, pero hay que tener en cuenta que una vida excesivamente reglada carece de chispa. No debemos dejar que un exceso de planificación mate la espontaneidad y nos impida tener la oportunidad de vivir experiencias nuevas y enriquecedoras.

Ventajas del orden.
Tener una vida ordenada no es contraproducente ¡todo lo contrario! La rutina nos permite disfrutar de la compañía de las personas que apreciamos de las actividades que más nos llenan de realizar, en definitiva, todos aquellos actos que nos dan satisfacción y seguridad. son los pilares en los que se sustenta nuestra existencia, los anclajes que nos permiten vivir la vida tal como deseamos.

El problema surge cuando nos acostumbramos tanto a ello que no somos capaces de vivir nuevas experiencias " Cuando todos los días resultan iguales explica el escritor brasileño Paulo Coelho, es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo.

Es entonces cuando la rutina nos agobia y desespera, cuando se convierte en un muro de piedra que nos impide ir más allá. Para evitarlo, es necesario salir de vez en cuando de este engranaje bien engrasado en el que se ha convertido nuestra vida y contemplarlos a una cierta distancia, con otros ojos y sobre todo , adoptando una nueva actitud.

El juego de pensar diferente

No se trata de transformar por completo tu vida, sino de tratar de hacer las cosas de una manera distinta. Es evidente, por ejemplo que hay que ir a trabajar cada día, pero.. ¿ por qué no podemos introducir algún cambio en esta ineludible obligación como, por ejemplo, ir andando en lugar de coger el autobus, modificar la forma de organizarnos las tareas, vestirnos de una forma mas actual ? ¡ las posibilidades son infinitas!

Lucha contra la inmovilidad
En ocasiones, estamos tan acomodados en nuestra zona de confort, que nos resulta muy difícil cambiar el orden de las cosas. En estos casos, el filósofo José Antonio Marina aconseja superar esta pasividad " Es preciso combatir la mortal confabulación de la rutina y la pereza. Y mantener , como una rebelde y creadora forma de vida, la clara decisión de no acostumbrarse"

Trata de no pensarte tanto las cosas
Cuanto más mayores nos hacemos, más tendencia tenemos a darle vueltas a las cosas una y otra vez. Este exceso de reflexión puede acabar matando nuestra espontaneidad. Es importante, por lo tanto, dejarnos llevar, de vez en cuando, por la improvisación.

A contracorriente: Para ser libres y espontáneos, es necesario tener pensamientos propios. Si haces tuyos el sentir general y los deseos impuestos por la sociedad, difícilmente podrás liberarte del rígido corsé de las convenciones " El progreso consiste en nadar siempre contra la correinte " aseguraba el historiador Clemente Ricci.

Disfruta cada segundo de tu existencia

El tiempo es demasiado valiosos como para limitarse a repetir una y otra vez los mismos gestos. Intenta que tu vida no se convierta en una sucesión de días iguales. Le darás sentido a tu existencia y vivirás con mayor intensidad.


Volver a la infancia

Recuerdas lo bien que te lo pasaba cuando jugabas de niño/a? la imaginación era tu mejor juguete. Tenias la mente tan abierta a los estímulos exteriores que ningún día era igual al anterior.

Sin ataduras . Para recuperar esta sensación, intenta olvidarte, de vez en cuando , de las obligaciones , de las normas fijas y de los horarios. Deja volar tu imaginación y trata de innovar. No sólo te sentirás más libre, sino también más en contacto con tu verdadero yo.

Recuperar las viejas aficiones :
¿Recuerdas qué era aquello que tanto te llenaba en tu infancia o adolescencia? el deporte, la música, el cine, las excursiones con los amigos... Si, con los años, has dejado de hacerlo, trata de retomarlo. Te hará sentir vivo/a.

Tiempo para improvisar . Si crees que tu ocio está excesivamente pautado, si necesitas una agenda incluso para planificar tus actividades de fin de semana, no es de extrañar que te sientas atrapado /a por la rutina. Vagar sin rumbo por un parque, coger el coche sin saber exactamente dónde ir, etc, son pequeñas aventuras que te permitirán recuperar la espontaneidad en tu vida.

Amistad , divino tesoro. Nada mejor que un buen amigo para superar la monotonía. Una llamada de teléfono puede ser ese giro inesperado que tanto necesita tu existencia. Quedar con un viejo compañero sin ningún propósito es una excelente oportunidad para liberarte de tus ataduras.

Aprende a ser más espontáneo/a

Si te cuesta dejarte ir, pon en práctica estos sencillos trucos.

Haz cada día algo que no hayas hecho nunca . Hablar con un desconocido en la parada de autobús, probar un alimento nuevo, visitar un barrio que no conoces..., cualquier cosa vale

Sorpréndente. Dentro de ti hay infinidad de sorpresas por descubrir. Déjate ir y verás lo lejos que puedes llegar.

Actúa ¿ Qué quieres hacer hoy? ¿ Llamar a aquel amigo que hace tiempo no ves? ¿ Ir de tapas? ¿Escaparte a la playa? Pues hazlo ya, no lo postergues.


--------------------------

Pensamientos relacionados

El aburrimiento es un problema vital para los moralistas, la mitad de los pecados de la humanidad se producen por él ( Bertrand Russel)

El tiempo que disfrutes desperdiciándolo no es tiempo desperdiciado (Bertrand Russel)

Cuanto menos rutina, más vida (Amos Bronson Alcote en Forbes)

La triste vida del percebe: "Estamos ante el único animal que vive toda su vida adherido a la roca. Este molusco sólo toma una decisión en su vida: en qué roca meter su cabeza para no moverse nunca más.(Revista Capital 2011)



Fuentes  
Revista Pronto
Revista Filosofia Hoy No.1, No.2, No.3(2013)
Revista Capital 2011

Publicar un comentario