miércoles, 21 de noviembre de 2012

La meditación herramienta para potenciar capacidades




La meditación se ha convertido en un hábito, en una necesidad, aprovecho cualquier momento para hacerlo. Poco a poco voy notando que controlo más y mejor mis pensamientos,  mis emociones, y mis actos,  me concentro con mayor facilidad en las actividades diarias, observo detalles de mi día a día que antes pasaba por alto. Así como los niños, que se fijan en todo, igualmente. 

Compartiré dos experiencias puntuales a raíz de haber finalizado mi práctica de meditación.

1.  Después de 30 minutos de meditación, determinado día, me vino como un llamado de atención en mi interior, que me decía, " No te has dado cuenta que por estar pendiente de tus cosas, de tus asuntos, no te has preocupado por la salud de una buena amiga?, claro está y debo decirlo que a la par de la práctica de la meditación, también realizo diariamente repetición de frases afirmativas. Entre otras " soy una persona preocupada por los demás". Y caí en cuenta que debía ser coherente con lo que me estaba repitiendo, es decir practicar lo que se predica(en este caso, es interior). 

Sólo después de ese momento pude hacer esta reflexión, que si yo quería ser perdonada por mi amiga, debía perdonar a los demás. Como dice la oración de San Francisco "Por que es perdonando como  somos perdonados...".

2. Otro día inmediatamente de haber finalizado la práctica de la meditación igualmente por un periodo entre 30 y 40 minutos continuados. Sentí paz en mi hogar,  me dije, "el perdón hace que no tenga enemigos, por lo tanto, no tengo que preocuparme de venganzas, de odios, ni rencores, si yo soy paz, el mal se aleja de mi hogar y puedo vivir en armonía, y tranquilidad". Por cierto también entre las palabras que me repito afirmativas diariamente me digo " Mi hogar es un lugar cálido, alegre y tranquilo". 

Con estas dos experiencias que comparto deseo transmitir, que se puede tener una mejor calidad de vida, vivir en paz, en armonia, poco a poco, se van consiguiendo avances, es fundamental las instrucciones que le damos a nuestro cerebro, es decir la información(pensamientos)de la que lo alimentamos(cerebro), que sea siempre de amor, positivismo, aunque no lo estemos viviendo, ni sintiendo, llegará el momento que se haga realidad, como me está pasando a mi. Pero cuidado debemos ser coherentes es decir, si nos decimos por ejemplo soy una persona bondadosa, debemos proceder de la misma manera, actuar como si?, y poco a poco, se irá interiorizando en nosotros y procederemos de aquella manera como hemos instruido a nuestro cerebro. 

La falta de perdón hace que nos encadenemos, limitemos, seamos infelices, desconfiados, inseguros, nos invade el miedo. 


Autora : Ma. Helena Bonilla

Publicar un comentario