martes, 5 de julio de 2011

Haciéndote cargo de ti mismo




Si tu estancia en la tierra es tan corta debería ser por lo menos agradable. En pocas palabras, se trata de tú vida, haz con ella lo que tú quieres.
Si eres feliz, si vives cada momento, aprovechando al máximo tus posibilidades, entonces eres una persona inteligente.

En vez de medir tu inteligencia por tu capacidad para resolver problemas, las personas inteligentes la miden por su capacidad de seguir siendo igualmente felices y valiosas, se solucione o no el problema.

Los seres humanos que reconocen los problemas como algo que es parte de la condición humana y no miden la felcidad por la ausencia de problemas, esos son los seres humanos más inteligentes que conocemos, también los más raros y difíciles de encontrar.

Elige cómo te sentirás:

Tú y sólo tú puedes controlar tu aparato pensante. Tus pensamientos son tuyos, exclusivamente tuyos para hacer con ellos lo que quieras, conservarlos, cambiarlos, compartirlos o contemplarlos. Ninguna otra persona puede meterse dentro de tu cabeza y tener tus pensamientos como tú los experimentas. Eres tú quien controla realmente tus pensamientos y tu cerebro es tuyo, y puedes usarlo como quieras y determines.

No puedes tener un sentimiento sin antes haber experimentado un pensamiento. Un sentimiento es una reacción física a un pensamiento.

Tu crees que son las cosas o la gente las que te hacen infeliz, pero esto no es correcto eres tú el responsable de tu desgracia porque son tus pensamientos respecto a las cosas y a la gente que hay en tu vida los que te hacen infeliz. Para llegar a ser una persona libre y sana tienes que aprender a pensar de forma diferente.

"Las cosas no son malas en si, es el juicio que tienes sobre ellas lo malo" Marco Aurelio.


Evitar la Inmovilidad

Cuando consideres tu potencial para escoger la felicidad, ten presente la palabra inmovilización como el indicador de las emociones negativas de tú vida. La rabia, hostilidad, timidez son sentimientos que inmovilizan. La inmovilización puede oscilar entre la inacción total y las pequeñas indecisiones o vacilaciones. ¿Acaso tus enfados evitan que hagas o digas cosas que quieres hacer o decir?. Si es asi, es porque te inmovilizan. ¿Tu timidez te impide conocer a gente que quieres conocer? Si es asi, quiere decir que tú timidez te inmoviliza e imposibilita que tengas experiencias que son tuyas por derecho. ¿Acaso tus celos y tu odio contribuyen a provocarte una úlcera de estómago o a aumentarte la presión arterial? ¿Evitan que hagas un trabajo eficaz en tu empleo? ¿ No puedes dormir o hacer el amor por alguna sensación negativa del momento presente? Todos estos son signos de inmovilización. Inmoviliazación: Un estado, que en grado mayor o menor, imposibilita que funciones al nivel que quisieras funionar. Si ciertos sentimientos te conducen a ese estado, no vale la pena que sigas buscando más razones para deshacerte de ellos.

Estas inmovilizado cuando...
No puedes dirigirte cariñosamente a tu cónyuge o a tus niños aunque lo quieras hacer.
No puedes trabajar en un proyecto que te interesa.
Te pasas el dia sentado en casa pensando en tus problemas
No hacer el amor y te gustaría hacerlo
No juegas al tenis o al golf o no tomas parte en otras actividades agradables por una sensación desagradable que arrastras contigo.
No te atreves a presentarte a una persona que te atrae.
Evitas hablar con alguien que te das cuenta que un sencillo gesto amistoso mejoraria vuestra relacion.
No puedes dormir porque algo te preocupa
No puedes pensar con claridad porque estas enfadado
Le dices algo pesado e injusto a alguien que quieres
Te tiemblan las facciones o estas tan nervioso que no funcionas como quisieras.


Fuente: Tus zonas erróneas (Wayne Dyer)
Publicar un comentario en la entrada