martes, 30 de agosto de 2011

Tener sentido en la vida




Tener una sensación de objetivo en la vida es algo de suma importancia. No hay nada que sea más decisivo para su supervivencia y para su estabilidad emotiva. Cuando desaparece esa sensación de objetivo en la vida, el individuo se hace propenso a la depresión, la enfermedd, la tensión e incluso la muerte. Colocar el sentido personal de un objetivo en la vida en otra persona entraña el peligro de que uno no tenga control sobre su propio destino. Si otra persona da a su vida significado y contenido y luego desaparece, su vida no tendra ya significado ni objetivo. Esa sensación debe, por definición, venir de usted.

Muchos individuos se mantienen literalmente vivos por su sentido de misión personal. Algunas personas se entregan tanto a un proyecto que sencillamente no pueden permitirse enfermar o morir. Cuando el proyecto está terminado y desaparece también lo que dá sentido a su vida, el individuo se permitará ponerse enfermo y la muerte suele ser el resultado.

Victor Frankl, en su libro "En busca del sentido humano", cuenta como algunos de sus compañeros de cautiverio en un campo de concentración nazi perdieron literalmente la vida al perder el sentido de un objetivo y una misión en sus vidas. Un compañero en el campo de prisioneros le explicó al doctor Frankl un sueño, le explicó que le liberarían el 31 de marzo de 1945. Esto se convirtió en su única razón de vivir, su único propósito en la vida. Victor Frankl nos explica asi la liberación:

El 29 de Marzo, se puso clínicamente enfermo y le subió mucho la temperatura. El 30 de Marzo, el dia en que su profecía le había dicho que acabarían para el la guerra y el sufrimiento, empezó a delirar y perdió la conciencia. Murió el 31 de Marzo. Todas las apariencias exteriores parecían indicar que había muerto de tifus... La causa profunda de la muerte de mi amigo fue que no llegó la liberación esperada y que eso le produjo una desilusión terrible. Eso redujo considerablemnte la resitencia de su organismo a la infección tifoidea latente. Al paralizarse su fe en el futuro y su voluntad de vivir, su cuerpo cayó víctima de la enfermedad.. y con ello se cumplió la profecia.

Frankl habla una y otra vez de prisioneros que morían cuando ya no tenían el sentido de un objetivo vital. El mismo opinaba que su propia supervivencia era consecuencia directa de ese sentido de objetivo en la vida, que era el de explicar su historia a toda la humanidad.
El sabía que debía sobrevivir para cumplir ese propósito personal. Ese deseo le dió una fuerza que nunca había creído tener.

Puede que no esté en juego su propia superviviencia personal en terminos de vida o muerte, pero puedo garantizsrle que su estabilidad emotiva, sus sentimientos de dignidad y felicidad, junto con su sentido de compromiso, están claramente ligados al hecho de tener una sensación de valor, de significado y de objetivo en la vida. Y este sentido debe ser algo que siente usted desde dentro, en vez de tenerlo conectado a alguien o a algo externo a usted.

Fuente : Texto El cielo es el límite - Wayne Dyer.


Publicar un comentario