lunes, 23 de mayo de 2011

Votaciones 2011




El 22 de Mayo me presenté en el recinto electoral un poco enfadada porque debía obligatoriamente estar presente, había sido elegida Presidenta de Mesa. Pero al cabo de unos minutos cuando se formaron las mesas, vi la valiosa oportunidad que se me había presentado para conseguir experiencias de otros, contadas en primera persona y al cabo de una hora ya estaba en mi mente el artículo para mi blog.

Empecé empatizando con mis compañeras de mesa, dos mujeres fantásticas, una de 30 años Maestra Primaria, y la otra de 62 años aprox. Ama de casa.

Vanessa (Maestra) embarazada de 3 meses y medio, a lo que inmediatamente le dije,

Cómo? No has pedido permiso para ausentarte: dijo NO, yo puedo, me encuentro bien y además quería hacerlo, me gusta estar activa.

Le pregunté cuándo pensaba tomar la baja por maternidad en el trabajo: estoy barajando la posibilidad de alargar lo que más pueda para tomar la baja, me gusta mi trabajo, soy feliz con los niños.

También le pregunté desde cuándo se había dado cuenta de su vocación: desde pequeña supe lo que quería hacer y lo hice, mientras estudiaba mi carrera, para pagarme los estudios trabajé de administrativa y sufrí mucho en la empresa, me di cuenta que eso no era lo mío e hice las oposiciones y aprobé.

Le añadí si te pagaran 2.500 euros mensuales por trabajar en una empresa te irías?: Por ningún dinero dejaría mi profesión y los niños.

Ma.Dolores (Ama de Casa) Hizo un análisis probabilístico de cuantas personas vendrían a votar, ella decía seguro llegaremos al 30% de lo que tenemos en la lista, yo le dije, que va, imposible, la gente no vendrá, hace calor, es domingo. Y entre Ma.Dolores y Vanessa iban rellenando el formulario numerado de las personas que se presentarían, yo en lo personal lo hubiera llenado sobre la marcha, dudaba que vinieran las personas. Y al finalizar la jornada electoral en nuestra mesa se habían presentado cerca del 50% del censo.

Juan(Elector) hombre de 73 años en silla de ruedas, con principios de pérdida de memoria, al acercarse a la mesa le pedimos su DNI, pero se le había olvidado, fue a casa a por su documento de identidad, al volver ejerció su derecho al voto, un trámite que no duro más de 3 minutos y se quedó un poco desilusionado porque tenía que marcharse, percibimos las 3 mujeres, que él quería atención, por lo que empezamos a conversar un poco con él, inmediatamente Juan nos sacó de una bolsa un libro impreso, de poemas escritos por él en el ordenador de casa, nos dijo que antes de que perdiera completamente la memoria escribiría todos los poemas de amor que tenía. Le pregunté, pero usted le gusta la lectura? Me dijo yo no he tenido tiempo para leer, yo he trabajado en Teléfonos toda la vida, me entró curiosidad por su libro y se lo compré, voy a citar alguna poesía de Juan:

Te tengo tan cerca y no puedo hablarte. Por la cercanía, ilusión me das cuando tú me hablas y dices adiós. Aquel beso tuyo que tú a mí me dabas, lo quisiera conservar como aquel beso viejo que yo no olvido y puedo conservar, porque de estos siempre queda algo para no olvidar. Me gusta que tú te despidas y en estos despidos tú el beso me das. Yo, que los espero con mucha ilusión, quisiera que cada momento tú te despidieras para coger los besos que necesito yo. Porque me dan vida y también ilusión.

Elector de 75 años : al mencionar su nombre y apellido completo en voz alta, nos hizo un comentario, “ a veces dudo de quien soy “ y esto me sorprendió, porque alguna vez yo también he tenido esta sensación, y ha sido al verme al espejo, a veces no me reconozco.

Electora 74 años: le pedimos su DNI y nos proporcionó una copia impresa a colores plastificada del DNI, le dijimos lo sentimos necesitamos el original, y ella inmediatamente lo saco de su bolso, y le pregunte porque llevaba una copia del DNI plastificada y me dijo, es por si el original se me pierde, le pregunte y alguna vez se le ha perdido el original? Me dijo nunca.

Nos preocupamos tanto por cosas tan simples, que estos pequeños detalles nos quitan libertad, nos condicionan el subconsciente, vamos tratando de controlarlo todo, procurando no equivocarnos, preocupándonos antes de tiempo, que dejamos de vivir por tener “seguridad”, cuando lo único seguro es que estamos viviendo este momento el “ahora”.

Una hora antes de empezar a contar los votos, les expresé a mis compañeras mi idea, de cuál sería la mecánica que emplearíamos para contar los votos. Sólo les comenté dos cosas importantes para mí:

1) los representantes de los diferentes partidos están preocupados de que nosotras no contemos bien los votos y que se pueden ver perjudicados sus partidos, por lo que les dije a mis compañeras, hemos de mostrar confianza externa, ellos deben vernos seguras y entonces confiarán en nosotras y nos dejarán hacer nuestro trabajo sin presión.

2) No debemos distraernos, hemos de estar concentradas sólo en las papeletas, yo cantaré el voto y una apuntará y la otra retira el sobre del votante.

Con estos dos puntos conseguimos concentración total en el conteo de votos por lo que en el primer conteo cuadramos los votos. Conseguimos que confiaran en nosotras los representantes de los diferentes partidos, tanto que ellos expresaron abiertamente su conformidad con nuestro trabajo y lo que más queríamos nosotras terminar antes de la hora señalada.

Debo añadir que salimos con un estado de ánimo de felicidad, haciendo evaluaciones de toda la jornada, de lo favorable, positiva, productiva que había sido para cada una de nosotras, puse en práctica todo lo que vengo leyendo y mi sensación es de satisfacción, el poder poner en práctica todo lo leído, le da más valor a lo que vengo comentando en mi blog . Recordé a Pep Guardiola(Entrenador del Barça) el dice “se ha de guardar la calma, tocar, tocar el balón, y al final con paciencia harás el gol” , mis goles eran “conseguir cuadrar los votos en el primer conteo, generar confianza de nuestro trabajo y salir pronto”.

Proverbio zen : “si quieres subir una montaña, deberías preguntarle a alguien que la haya ascendido y haya vuelto a bajar.
Publicar un comentario en la entrada