jueves, 17 de julio de 2014

Salvador Dalí, Heisenberg y la música

Pintura del Teatro Museo Dalí


Salvador Dali , 1959 : Paladin de un nuevo Renacimiento, me niego también a ser confinado, mi arte abarca la física, las matemáticas, la arquitectura, la ciencia nuclear y la joyería- no sólo la pintura. 

Comentario de Ma. Helena Bonilla : Con esto vemos en Dalí, su relación con las ciencias que junto a la música (preferida de él, detallada más abajo), le ayudaron a generar creatividad y fue plasmada en sus pinturas, joyas, museos. No fue casualidad su genialidad. Genialidad que fue cultivada con : constancia, observación, conocimientos, amor...., no pongo un punto final porque aún me hace falta investigar  más sobre Dali.

Quiero recuperar una frase favorita de Dalí : "Yo no repito, yo insisto", él se refería a que una obra de arte es un proceso acumulativo, concentrándose en lo que se hizo ayer. Y esto lo podemos transpolar a cualquier objetivo que nos planteemos;  podemos relacionar este mensaje de Dali con la frase  " el éxito es la constancia en el propósito".


Heisenberg, físico alemán, nació el 5 diciembre de 1901. A principios del siglo XX, Alemania era líder mundial en el campo de las ciencias, sobre todo en química y en aplicaciones industriales. No es extraño , pues, que muchos de los científicos que sentaron las bases de la física atómica y de la mecánica cuántica fuesen alemanes. Conocido por formular el principio de incertidumbre afirma que el mismo acto de observar una partícula subatómica altera su estado natural  y puede cambiar la percepción del mismo. De dicho principio se desprende que no podemos saber a la vez dónde se halla un electrón y cuál es su movimiento lineal.

La música fue para Heisenberg el equilavente a una pasión emocional y las veladas musicales tuvieron siempre una gran importancia en la familia.  La música formaba parte de la vida cotidiana: ejercicios o interpretaciones con diversos instrumentos, canciones de un solista o un coro familiar... 

La música era un contacto con lo trascendente, como ilustran los siguientes comentarios. En 1924, desde Copenhague, escribía a sus padres :

Es realmente imposible vivir sin música. A veces, cuando la oímos, llegamos a la absurda idea de que la vida puede tener sentido.

Al final de sus memorias evoca una ocasión en la que escuchó a un amigo y a sus hijos mayores tocar en casa un trío para cuerda :

A medida que lo escuchaba me reafirmé en la convicción de que, considerando el tiempo a escala humana, siempre seguirán adelanta la vida, la música y la ciencia, aunque nosotros solo cooperemos por poco tiempo en ese avance, en el que somos a la vez, en palabras de Niels, espectadores y actores del gran drama de la vida. 


Comentario de Ma. Helena Bonilla : La influencia que tiene la música en la ciencias, las artes,  y la vida misma, sirve de inspiración para hacer de nuestra vida una obra de arte si lo queremos. En nuestro desarrollo personal no debe estar ausente la música. Es mi opinión personal, que al igual como ocurre con la lectura, uno debe leer lo que le interese, lo que le guste, de igual forma uno debe escuchar la música que le identifique, que le haga sentir, que le transmita . Por otro lado, y pongo la lectura nuevamente como ejemplo, cuando uno avanza en conocimientos mediante la lectura, va definiendo mejor sus preferencias, sus intereses, como seres vivos que somos, estamos en constante cambio, la lectura que nos gustó hace unos años quizás ahora no nos diga nada, o viceversa, la que no nos decía nada hace años, ahora nos transmita un mensaje, lo mismo sucede con la música.

A raíz de mi última visita al Castillo Gala Dali en Púbol, hice tres fotos del baúl que contenía la música que escuchaba Salvador Dalí, acompaño a este enlace las fotografías, tener en cuenta que el baúl tenía una tapa de cristal  que protegían el contenido, de ahí la falta de nitidez en las imágenes.





Música del baúl de Dali 
Tristan und Isolde - Wagner
Parsifal -Wagner
El oro del Rhin- Wagner
El Holandes errante - Wagner
Wagner- Sigfredo- Karajan
Penderecki Passio Secundum Lucam
Coreli Concerti Grossi - I Musici
Igor Stravinsky
Verdi Falstaff
Beethoven sinfonia No. 9
Beethoven misa solemne Karajan
Mahler sinfonia No. 2
Mozart Symphony No. 38 IN. D.  K 504 Prague 
Tchaikosky - Romeo y Julieta Overture


Fuentes:
Teatro Museo Dalí - Figueras
Revista National Geographic edición especial, Física Cuántica- El principio de Incertidumbre - Heisenberg, pág. 134-135
Fotos realizadas por Ma.Helena Bonilla en el Castillo Gala-Dali de Púbol / Teatro Museo Dalí Figueras

Publicar un comentario en la entrada