lunes, 13 de junio de 2011

La Infidelidad




Selección natural para búsqueda de pareja (fuente: Redes 26)
Tanto a los machos como a las hembras, a los hombres y a las mujeres les gusta la variedad sexual (evolución de millones de años de selección natural por conveniencia para búsqueda de parejas), los hombres buscan parejas muchas parejas, parejas múltiples les encanta practicar el sexo con muchas mujeres, a las mujeres también les gusta el sexo pero son más exigentes seleccionan con más cuidado, sin embargo escogerán nuevas parejas si pueden beneficiarse de ello.

Estudios realizados en diferentes especies: resulta que la paternidad de muchas crías no corresponde a la pareja de la madre, no son solamente los machos los que buscan variedad sexual, sino también las hembras.

Las hembras les gustan los buenos genes las buenas conductas, los buenos recursos en su pareja si una hembra se aparea con un macho concreto todo bien pero si tiene la oportunidad de relacionarse a escondidas con otro tal vez más atractivo o con más dinero o más agradable quizás lo haga para beneficiarse para prosperar. ( Judith Lipton Psiquiatra y David Barish Psico-biologo).

La mayoría de pájaros viven en pareja, se calcula que la descendencia procede de otro macho entre un 10-40% de los polluelos

La infidelidad aunque sea por una sóla vez, es reconocida hasta por el 50% de los hombres occidentales

Aves migratorias antes de haber llegado a las zonas de apareamiento, una de cada 4 hembras ya portan semen en sus cloacas

Las mujeres admiten haber engañado a sus maridos, al menos un 30% han sido infieles

4000 especies de mamíferos sólo unas docenas viven en pareja

185 sociedades humanas estudiadas sólo 29 practican la monogamia de estas sólo una tercera parte desaprueban el sexo antes del matrimonio y el adulterio

Los animales más solitarios como los orangutanes o los osos negros practican el sexo con más de una pareja

De las sociedades humanas que han habitado hasta la fecha nuestro planeta en un 83% de ellas se ha practicado la poliginia (un hombre ha convivido con varias mujeres)


Monogamia no es natural: ni la biología ni la primatologia, ni la antropología sugieren que la monogamia sea un modo de vida natural, hay que aclarar a que nos referimos con “natural” por ejemplo andar y hablar son cosas naturales pero practicar patinaje artístico , tocar el violín son cosas posibles, factibles, pero no naturales la monogamia es posible como el arte pero no es natural , es más natural un modelo sexual en el que la gente encuentre una pareja , haga promesas que luego rompa se produzca un abandono a alguien se le rompa el corazón luego se hagan más promesas hayan más corazones rotos lo natural es una retahíla de corazones rotos , es importante recalcar que algunas personas confunden que algo sea natural con que sea bueno cosas que son muy naturales , que hay más natural que una bacteria o un virus? Pero no son buenos y en la misma medida simplemente porque algo no sea natural como la monogamia no significa que sea necesariamente malo, cada uno es libre de tomar sus propias decisiones pero si alguien opta por la monogamia por los motivos que sea religiosos éticos u otros si la elige debería ser consciente que debe luchar contra parte de su biología, pero no es imposible, las personas luchan con su biología todo el rato.

La teoría triangular del amor (fuente: Psicología Social Uned)
Sternberg(1989,2000) sostiene que el amor tiene 3 componentes básicos relativamente independientes entre sí, la intimidad, la pasión y la decisión/compromiso

La intimidad: hace alusión aquellos componentes que se dan en una relación humana que fomentan la proximidad, el vínculo y la conexión entre las personas implicadas en la relación. Este concepto incluye, entre otras características: el deseo de promover el bienestar de la persona amada, sentirse feliz con ella, poder contar con su apoyo cuando uno lo necesita, la existencia de comprensión mutua, el compartir cosas, el dar a la otra persona y recibir de ella apoyo emocional y tener un alto nivel de comunicación.

La pasión: se define como un intenso deseo de unión con la otra persona. En una relación romántica la sexualidad es una parte muy importante de la pasión. Lo habitual es que la pasión y la intimidad estén mutuamente relacionadas porque la pasión, si se mantiene durante un periodo de tiempo suficiente, suele conducir a la intimidad. Por otra parte también la intimidad puede conducir a la pasión. No obstante, también es posible concebir de forma independiente estos dos componentes del amor, ya que no todas las relaciones que alcanzan la intimidad tienen porque desembocar en pasión o viceversa.

Decisión/compromiso: de estar juntos este componente tiene dos aspectos, uno a corto plazo, decidir formar pareja con la otra persona, y otro a largo plazo, el compromiso de continuar la relación. Esta faceta del amor puede parecer más prosaica que los dos componentes anteriores pero es igualmente necesaria, ya que es el elemento que hace perdurar las relaciones a través del tiempo.

Los 3 componentes del amor tienen características diferentes. Así la intimidad y el compromiso son relativamente estables, mientras que la pasión lo es menos. Existe control consciente sobre la intimidad y el compromiso, pero muy poco control sobre la cantidad de excitación emocional (pasión) que nos despierta la otra persona. Por otra parte, la importancia de cada uno de los 3 componentes puede variar en una misma relación a lo largo del tiempo. Es probable que la pasión disminuya con el paso de los años, mientras que la intimidad y el compromiso aumenten.

“El amor: No es fácil hacer que todos los conceptos o ideales que el cerebro ha creado fluya en una persona única de manera que es una cuestión de compromiso y a menudo ese compromiso no es duradero, y hace que se rompa la relación.” (Redes la fórmula de la felicidad)

Puedes ser infiel a tu pareja sin dejar de serle leal (fuente: Walter Riso terapeuta de pareja)

El combustible de una pareja duradera es el “me he amistado” y no el “me he enamorado”. Es la paulatina construcción racional de afinidades y no el abandono al arrebato: más que coincidir de repente en que nos gustan las mismas cosas es ir dándonos cuenta de que nos disgusta lo mismo.

Todos construimos nuestra convivencia en pareja a fuerza de fracasos racionalizados. Para que una relación dure, hay que racionalizar el amor sin dejarse llevar por el.

“El objetivo del vínculo no consiste tanto en que nuestros pensamientos y sentimientos permanezcan conectados de continuo, sino en disponer también del tiempo necesario para estar a solas cuando así lo necesitemos. Este ciclo de conexión-desconexión permite el adecuado equilibrio entre las necesidades del individuo y las de la pareja. Como dice cierto terapeuta de familia: Cuanto más separados puedan estar los miembros de una pareja, mas juntos podrán estar”. (Inteligencia Social Daniel Goleman).

Te apasionan los caracteres fuertes, pero ya has aprendido tras los 700 golpes que no te convienen, así que aprendes a evitarlos... O más sencillo: ¿te gusta cocinar? Bien. ¿Pero también te gusta comer? ¿No? Pues, fuera: yo no como a gusto sino es en compañía, y si son demasiadas compañías?: Entre dos personas maduras se puede ser infiel pero leal, se puede ser infiel al cuerpo de la pareja, pero leal al pacto que tienes con ella.

Es importante que la pareja tenga su propio espacio de intimidad y que cada uno respete el del otro. Lealmente. No se puede ser totalmente sincero. (Walter Riso)


Motivos para ser infiel ( ES de la vanguardia 16 /8/14- La infidelidad amplia sus dominios)

Uno no se enamora de un tercero si no quiere, para ello hay que estar dispuesto, afirma el sociólogo Francisco Núñez . Pero más allá de la predisposición voluntaria, cierto es que existen algunos motivos de fondo por los que el ser humano tiende naturalmente a la infidelidad. Querer expandir nuestros genes, descubrir otras formas de amar, conquistar a nuevas personas o, simplemente, mejorar nuestra autoestima son algunas de la  razones innatas que nos impulsa a ello.
explica el sexólogo y psicólogo Esteban Cañamares, autor del libro ¿ Por qué le es infiel? A partir de ahi, las circunstancias personales de cada uno juegan un importante papel a la hora de ser más o menos propenso a tener un desliz, siempre partiendo de la base de que el deseo de mantener relaciones fuera de la pareja estable es un instinto natural.

Obstinados con ser fieles
Por qué nos obsesiona tanto la fidelidad si como asegura el bioquímico y divulgador científico Pere Estupinyá , autor del libro S=EX2 : La ciencia del sexo(Debate), "la monogamia sexual ni siquiera existe en la naturaleza". Muchas especies- entre ellas la nuestra- están codificadas evolutivamente para ser monógamas socialmente, pero ni una sola lo está para serlo a nivel sexual. " Por  eso los nuevos modelos de pareja, como los poliamóricos o los swingers, intentan equilibrar este doble instinto natural de querer formar pareja y al mismo tiempo ser infiel", explica el bioquímico. Los swingers son, sin duda, el claro ejemplo :  poseen una pareja estable, pero como ambos miembros de la relación sienten atracción por otras personas, se permiten mantener encuentros extramatrimoniales.

En el 2008, cientificos suecos del Instituto Karolinska en Estocolomo afirmaron haber encontrado la respuesta a la infidelidad masculina, culpando de esta conducta a un gen denominado Alelo 334. Según la investigación, los hombres con esta variante genética, receptora de la vasopresina - hormona que se produce naturalmente, por ejemplo, con el orgasmo masculino, son más propensos a la infidelidad a la hora de verse envueltos en una relación estable. Ahora bien, " esto no significa que este gen pueda relacionarse específicamente con la infidelidad, sino que más bien se asocia a un determinado estilo de personalidad inclinado hacia conductas adictivas o impulsivas" asegura el neurólogo David. A. Pérez, director de la Fundación del Cerebro. Este neurólogo concluye diciendo " Tan sólo sabemos que este tipo de conducta reside en las áreas encargas de la modulación emocional de nuestro cerebro". 



Sócrates dijo: ¿Hay alguien con quien hables menos que con tu mujer?
Y hoy en cambio, esperas de tu pareja que sea amiga, compañera, amante, esposa ¡todo! mucho peso. Demasiado. Por eso se rompen las parejas. (Manuel Cruz Filósofo)



Publicar un comentario en la entrada