jueves, 20 de octubre de 2011

Despertemos



Hace unos días leí, que un hombre era feliz porque se despertaba por la mañana a las 9 para desayunar junto a su mujer, luego marchaba con su canoa a pescar y a la una de la tarde volvía con lo necesario para comer y vivir junto con ella y por la tarde conversaban, paseaban, se juntaban con amigos y este hombre tenía 40 años aproximadamente. A lo que un empresario que se topó con este pescador, le dijo, pero no te das cuenta que pierdes dinero, y el buen hombre le dijo pero para qué quiero más si con lo que tengo ya soy feliz?

La idea del empresario era que hiciera fortuna para luego en su jubilación pudiera hacer todo lo que hacia este buen hombre a los 40 años (M. Helena Bonilla)

En el mundo actual hay dos maneras de vivir: imitar la vida que te rodea, una vida de opresión o puedes crear la vida. Para muchos, los diplomas universitarios se convierten en certificados de muerte, porque nos introducen en un mundo en el que tenemos que ganarnos la vida en lugar de crearla. El valor último de este mundo globalizado es consumir la vida, más que disfrutarla.

Jim Merkel promueve la idea de la simplicidad radical en la vida “mi estrategia fue cambiar de pregunta. En lugar de ¿Cómo puedo ganar más dinero?, me pregunte ¿Qué necesito? Ya no tengo estrés y tengo tiempo para hacer las cosas que me gustan y estimular ideas creativas para proteger al planeta intentando contribuir a un mundo más justo. Pero sobre todo soy libre.

Emprender una vida según criterios propios es una habilidad que no nos han enseñado. Se cae con facilidad en la resbaladiza cuesta del más allá de lo suficiente: tener demasiadas cosas que no contribuyen a realizarnos, y demasiadas pocas que si lo hacen. Hay un criterio interesante, el de integridad, inteligencia e independencia económica.

Sentido a la vida
Cada uno de nosotros debe encontrar este sentido reparador a partir de su situación crítica. Nadie por mucho que nos ame, por muy bien que nos conozca, puede decirnos qué sentido tiene la crisis que nos toca vivir. Víctor Frankl neurólogo y psiquiatra hace esta pregunta a sus pacientes ¿Usted por qué no se suicida?, para confrontarlos con aquello que era más importante para ellos, lo que los mantenía vinculados a la vida, nos revela con una luz incandescente que hay motivos para aprovechar el sufrimiento del cambio y que podemos conjugarlo con lo que da sentido a nuestras vidas: el AMOR a alguien ( la pareja, los hijos, los amigos, la familia o a una mascota incluso) o el AMOR a algo(también conocido como creatividad). El sentido tiene que ver, entonces con la capacidad de amar.

Por tanto EL AMOR ES LA MEDICINA, ES LA CLAVE DEL SENTIDO que hace emerger la crisis, es la piedra filosofal de la alquimia interior, la que transforma nuestros miedos-plomo en nuestra realización –oro. Gracias al amor la transformación es completa.

Las cosas materiales no pueden servirte de sucedáneo del amor, ni de la delicadeza, ni de la ternura, ni del sentimiento de camaradería (Mitch Alborn).

Debemos ahondar en nuevos modos de pensar, actuar, comunicar, crear y comerciar si queremos sobrevivir a largo plazo como especie. El trabajo que nos queda por hacer no es ligero. En este camino, como vamos a comprobar, la cultura, la formación, la palabra, y la consciencia son el único camino hacia la calidad.

Cuando a nuestra vida vuelva la humildad sencilla de ser lo que somos, seguro habrá más tiempo, tendremos tiempo, seremos tiempo. El tener se disuelve en el propio ser, y ya nada se puede temer. Se puede ganar perdiendo y se puede perder ganando (Dr. Jorge Carvajal).

La crisis nos recuerda lo bueno que tenemos y que quizá antes dábamos por sentado. Además, diluye nuestra dimensión espiritual frente a lo material. ¿Por qué solo nos impresiona estar rodeados de comodidades cuando vemos en televisión como viven otras personas en países desfavorecidos? No debería ser así, y tendríamos que reflexionar sobre la ULTIMA VEZ: Si yo supiera que esta es la última vez que hago esto o lo otro, que esto que vivo es lo último, incluso si se tratara de pagar la hipoteca ¿Qué haría? Debemos tomar consciencia de las muchas razones y cosas que disfrutamos gratis, como la salud, un entorno de amor y buen ambiente. Esto es la CONSCIENCIA DE LA GRATITUD, consciencia olvidada, la gratitud nos incrementa la felicidad, beneficia a nuestra salud, los laditos del corazón se moderan y se armonizan.

Los pensamientos negativos, ansiedad, depresión, envidia, hostilidad, rencor, reproche, resistencia, rabia, facilitan la secreción de cortisol una hormona corrosiva para las células, que acelera el envejecimiento.

En cambio actitudes de serenidad, silencio, sabiduría, sexo, sueño, sonrisa, amor, aprecio, amistad, acercamiento nos promueven la secreción de Serotonina (hormona del placer/humor).

Comentario: Esta en nuestras manos en nuestra actitud, el camino a seguir, y más allá de la actitud está la acción, pasar de ser un simple observador a ser el actor de nuestra vida, esta vida es nuestro gran escenario, vivámosla como si de un gran espectáculo se tratara, cómo queremos que sea ese show? , divertido, de amor, de confianza, de prosperidad, generosidad, bondad?

Fuente: Texto la Buena Crisis Alex Rovira
Resumen y comentarios: María Helena Bonilla
Publicar un comentario