lunes, 26 de septiembre de 2011

Tus pensamientos causan tus emociones



La terapia cognitiva es aquella que parte de la teoría que los pensamientos causan emociones e incluso pueden distorsionar la realidad. La visión o la interpretación que hacemos de los acontecimientos es lo que provoca lo que sientas y que reacciones de una determinada manera. Tus pensamientos pueden estar generando este sentimiento de infelicidad y sería importante que observaras si estás haciendo una encadenación de pensamientos negativos en forma de espiral, donde un pensamiento se retroalimenta con otro negativo, hasta generar los pensamientos automáticos. No importa lo irracionales que sean: siempre son creídos, entran de forma espontánea en la mente y uno puede pensar que no tiene control sobre ellos.

La terapia de la reestructuración cognitiva es aquella que analiza el pensamiento, teniendo en cuenta los supuestos y creencias, los cuales pueden llevar a distorsiones cognitivas como aquellas en las que hay una tendencia a prestar atención a un solo detalle de una situación; clasificar los hechos en dos categorías extremas y opuestas, llamado pensamiento dicotómico: todo-nada, blanco-negro; sacar conclusiones de una situación que no está apoyada por los hechos; o utilizar la sobregeneralización o maximización, en la que se tiende a exagerar lo negativo y a minimizar lo positivo.

Sería importante que pudieras registrar tus pensamientos y una forma de hacerlo es la siguiente: cuando sientas una emoción negativa, observa en qué situación se da y qué es lo que estás pensando, para posteriormente analizar y buscar las evidencias de lo que te estás diciendo. Ten en cuenta que un cambio en el pensamiento conduce a un cambio en lo que sientes, y por lo tanto en la manera de actuar. Tal como tú dices, el hecho que quieras controlar estos pensamientos ya es un primer paso, y para ello te puede ser útil la parada de pensamiento, cuando identifiques un pensamiento distorsionado, realiza el ejercicio de rechazarlo y substituirlo por uno más apropiado.

Los celos o la envidia pueden ser sentimientos que te pueden generen inseguridad o tal vez te pueden permitir analizar lo que tú deseas hacer. No menosprecies tus capacidades. Está en tus manos poder cambiar de actitud.

Fuente: Blog - Eduard Punset






Publicar un comentario en la entrada