domingo, 18 de septiembre de 2011

La relación madura



Dependencia, independencia, interdependencia

El amor puede tener tres dimensiones. Una de ellas es la dependecia, esto es lo que le sucede a la mayor parte de la gente. El marido depende de la mujer, la mujer depende del marido, se aprovechan el uno del otro, se dominan el uno al otro, se poseen el uno al otro, reducen al otro a una mercancía. En el noventa y nueve por ciento de los casos, esto es lo que sucede en el mundo. Por eso, aunque el amor puede abrir las puertas del paraíso, sin embargo, sólo abre las puertas del infierno.

La segunda posibilidad es el amor entre dos personas independientes. Esto ocurre de vez en cuando, pero también produce infelicidad porque hay un conflicto constante. No existe ningún arreglo posible, ambos son muy independientes y ninguno está dispuesto a ceder, a amoldarse al otro.

Es imposible vivir con personas como los poetas, los artistas, los pensadores, los científicos y todos aquellos que viven, al menos en sus mentes, en una especie de independiecia, se trata de personas demasiado excéntricas para convivir con ellas. Le conceden libertad al otro, pero esa libertad se parece más a la indiferencia que a la libertad, porque da la impresión de que el otro no les importa , no les interesa. Se dejan espacio el uno al otro. La relación solo es superficial, tienen miedo de profundizar en el otro, porque están más aferrados a su libertad que al amor y no quieren hacer concesiones.

La tercera posibilidad es la interdependencia. Eso ocurre en raras ocasiones, pero siempre que ocurre, una parte del paraíso cae sobre la Tierra. Dos personas,  ni independientes ni dependientes, sino en una enorme sincronicidad, como si respiraran el uno para el otro, un espíritu en dos cuerpos, cuando sucede esto, ha sucedido el amor. Solo se puede llamar amor a esto. Las otras dos posibilidades no son amor realmente, son sólo acuerdos sociales, psicológicos, biológicos, pero siguen siendo acuerdos. La tercera posibilidad es espiritual.

NECESITAR  Y DAR, AMAR Y TENER

C.S. Lewis ha diviido el amor en estas dos categorías: el amor necesidad, y el amor regalo. Abraham Maslow también divide el amor en dos categorías. La primera es la que denomina amor insuficiencia y la segunda es el amor del ser. Esta distinción es importante y debe quedar clara.

El amor necesidad o el amor insuficiencia depende del otro, es un amor inmaduro. En realidad no se trata realmente de amor, sino de una necesidad. Utilizas al otro, lo utilizas como un medio. Te aprovechas, manipulas, dominas. pero el otro queda debilitado, el otro está casi aniquilado. Y el contrario hace exactamente lo mismo. Te intenta manipular, dominar, poseer, utilizar. Utilizar a otro ser humano es muy poco amoroso. Aparenta ser amor, pero es una falsa moneda. Casi al noventa y nueve por ciento de la gente le sucede esto, porque en la infancia recibes la primera lección de amor.

Cuando el ser humano empieza a amar en lugar de necesitar, ha madurado. Empieza a rebosar, empieza a compartir, empieza a dar. El énfasis es totalmente distinto. Con el primero se hace énfasis en como conseguir más. Con el segundo el énfasis está en cómo dar, cómo dar más y cómo dar incondicionalmente. Esto es crecimiento, madurez. Una persona madura da. Solo puede dar una persona madura porque es la única que tiene algo para dar. Ese amor no es dependiente. Puedes amar auqnue el otro sea o no sea.  Entonces el amor no es una relación, es un estado.

Cuando dependes del otro siempre hay infelicidad. Cuando dependes, empiezas a sentirte desgraciado, porque la dependencia es una esclavitud. Entonces, empiezas a vengarte de forma sutil, porque la persona de la que dependes empieza a tener poder sobre ti. A nadie le gusta estar bajo el poder de otra persona, a nadie le gusta depender, porque la dependecia mata la libertad. Y el amor no puede florecer en la dependencia, el amor es una flor de libertad:  necesita espacio, necesita espacio absoluto. El otro no puede interferir. El amor es muy delicado.

Si dependes del otro, inevitablemente te dominará y tu intentarás dominarle. Esta es la lucha que hay entre los supuestos amantes.  Son enemigos profundos, luchan constantemente.

El amor sólo sucede cuando eres maduro. Sólo eres capaz de amar cuando has crecido. Cuando sabes qué es el amor, cuando no se trata de una necesidad, sino que estás rebosando amor, amor del ser amor regalo, entonces das sin poner condiciones.

El amor es una consecuencia del ser. Cuando eres, a tu alrededor tienes un aura de amor. Cuando no eres, no tienes esa aura a tu alrededor. Y cuando no tienes esa aura a tu alrededor, le pides al otro que te de amor, eres un mendigo. Y el otro está pidiéndote que se lo des.

Esto es una paradoja: los que se enamoran no tienen amor, por eso se enamora. Y como no tienen amor, no pueden dar. Y otra cosa: una persona inmadura siempre se enamora de otra persona inmadura, porque entiende el idioma del otro. Una persona madura ama a otra persona madura.

Puedes ir cambiando de marido o de mujer mil veces, pero seguirás encontrando el mismo tipo de mujer y el mismo tipo de infelicidad con diferentes formas, pero será la misma infelicidad repetida, es casi lo mismo. Puedes cambiar de mujer, pero tú no cambias ¿quién va a escoger a tu nueva esposa? Tú, la elección volverá a partir de tu inmadurez. Volverás a elegir de nuevo al mismo tipo de mujer.

El problema básico del amor es empezar por madurar. Entonces, encontrarás un compañero maduro, las personas inmaduras no te atraerán en absoluto. Esto es lo que sucede.  Si tienes veinticinco años no te enamoras de un bebe de dos años. Del mismo modo, si eres una persona madura psicológicamente, espiritualmente , no te enamorarás de un bebe. Esto no sucede. No puede suceder, te das cuenta de que no tienen ningún sentido.

Una persona madura tiene integridad para estar sola. Y cuando una persona madura da amor, lo da sin estar atado por ningún hilo, simplemtne lo da. Cuando una persona madura da amor, está agradecido de que lo aceptes, pero no viceversa. No espera que se lo agradezcas en absoluto, ni siquiera necesita tu agradecimiento. Te da las gracias por aceptar su amor. Y cuando dos personas maduras se enamora, ocurre una de las mayores paradojas de la vida, uno de los fenómenos más hermosos: están juntos pero enormemente solos. Están tan juntos como si fuesen uno, pero su unidad no destruye su individualidad, sino que de hecho la refuerza, se vuelven más individuales. Dos personas maduras enamoradas se ayudan el uno al otro a ser más libres. No están involucrados en política, diplomacia o en el esfuerzo de dominar.

El primer requisito básico para poder amar es tener amor.

El amor no es una pasión, el amor no es una emoción. El amor es tener una profunda comprensión de que alguien te está completando. El otro consigue que seas un círculo completo. La presencia del otro realza tu presencia. El amor te da libertad para ser tu mismo, no es posesividad.

Según mi forma de ver, el ser humano ha llegado a conocer la meditación a través del orgasmo sexual, porque en la vida no exite ningún otro momento en el que te acerques tanto a la meditación.


Fuente : Texto " Madurez -La responsabilidad de ser uno mismo " - OSHO.

Osho(1913-1990):  Ha sido descrito por el Sunday Times de Londres como uno de los 10.000 artífices del siglo XX y por el Sunday Midday de India como una de las 10 personas junto a Gandhi, Nehru, y Buda que han cambiado el destino de India. Osho dijo que su trabajo ayudaba a crear las condiciones para el nacimiento de un nuevo tipo de ser humano, que describe como Zorba el Buda, capaz de disfrutar de los placeres de Zorba el griego y de la silenciosa serenidad de Buda.  La singularidad de Osho consiste en que no ofrece soluciones, sino herramientas para que cada persona las encuentre por sí misma.
Publicar un comentario