jueves, 29 de septiembre de 2011

Qué hacer cuando perder tiempo en la Red pasa a no ser productivo


Aunque recientemente han surgido estudios según los cuales perder el tiempo en Internet es bueno para el rendimiento laboral, estos van en contra de lo que siempre se ha pensado, y muchas veces con bases sólidas que muestran que muchas personas descuidan sus tareas por la distracción que genera un sitio de videos, una red social o un portal de noticias de entretenimiento. Y esto no lo creen únicamente los empleadores, los profesores y los padres de familia, sino las mismas personas que estudian o trabajan frente a un computador con conexión a Internet y, muchas veces sin darse cuenta, pierden tiempo valioso haciendo muchas cosas, menos sus labores.

¿Por qué muchas veces parece que el tiempo no alcanza? ¿En qué momento se abre Facebook u otro sitio y parece que se detuviera el tiempo? Para muchos, la procrastinación es un problema real, y de los más serios.

Entonces, si usted ha llegado a su límite y sabe que si sigue perdiendo tiempo en Internet puede afrontar consecuencias desastrosas para su vida laboral, o en los proyectos que esté realizando, le ayudamos con simples consejos para que empiece a invertir mejor sus horas y, al mismo tiempo, aproveche todo lo que la Red le puede ofrecer.

Plantéese metas pequeñas y a corto plazo: es mucho más sencillo que tener una meta genérica que abruma. Así, al cumplir con su meta, se sentirá de mejor ánimo y no pospondrá todo para último momento.

Establezca plazos estrictos: en general para cualquier trabajo existe un día de entrega. No piense en que tiene un tiempo ilimitado para el proyecto, concéntrese en una meta de tiempo.

Escriba todos sus plazos: créelos en un calendario anexo a su cuenta de correo o en la pantalla de su computador. Será un recordatorio permanente de lo que debe hacer. Active los recordatorios en su dispositivo móvil o el correo electrónico.

¡Rétese!: si el objetivo es algo que usted sabe que puede hacer en el momento que desee, lo va a aplazar eternamente. Un reto significa un esfuerzo adicional y por tanto una forma de enfocarse.

Pero sea razonable: el otro extremo puede ser peligroso. Un reto que tiene muchas dificultades y que se sienta que jamás se cumplirá, perderá rápidamente de su atención y seguramente Internet la capturará.

Cambie de ambiente: el peor sitio para trabajar es con el computador en la cama. Si siente sueño, lo mejor es que cambie de lugar, así sea ir a dar un corto paseo a pie. Después se sentirá mejor para abordar sus tareas.

Busque un amigo que le apoye: la idea no es que se convierta en un ‘policía’ pero tampoco que esté todo el tiempo conversando por chat, lo importante es que sepa cuáles son sus metas y le pregunte de vez en cuando cómo va todo.

Diga no a otros procrastinadores: rodéese de personas que deseen trabajar. Si en la oficina todos están perdiendo tiempo con el último video en YouTube, será difícil no hacerlo. Lo mismo aplica para las redes sociales.

Diga sí a quienes han cumplido su misma meta: lo anterior no quiere decir que tener un amigo en Facebook que pueda aportarle sea negativo: siempre es bueno tener alguien a quien hacerle preguntas.

Comente sus metas con otros: publicar en sus diferentes estados en las redes sociales que desea hacer, puede servirle para que lo dejen tranquilo o le brinden ayuda al respecto.

Exíjase todo el tiempo: si siente pereza, levántese y trate de trabajar. Combatir la procrastinación funciona igual como los miedos, hay que dar el primer paso.

Elimine distracciones: evidentemente esta es la más difícil de todas. Si sabe que los juegos de Google+ son los causantes de su procrastinación, es mejor que cierre la ventana, así sea por un corto momento.

Los pequeños premios funcionan: si ya llegó a su pequeña meta, regálese 15 minutos navegando por la Red o un par de mensajes en Twitter. Pero no se exceda: debe seguir con su próxima meta.

¿No está funcionando? Cambie de plan: si no obtiene los resultados, pare, respire y busque alternativas. El seguir con el mismo plan también es pérdida de tiempo.

No espere el momento perfecto para dejar de procrastinar: simplemente hágalo. No es tan difícil.

Seguramente nuestros usuarios tendrán otros consejos para evitar la pérdida de tiempo en la Red. Esperamos que compartan sus técnicas.

Fuente: Enter.co (bogotá-colombia)- Diana Luque Lavado-Productividad
Publicar un comentario en la entrada